La UNICEN lanza una red de voluntariado

La Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, organizado por la Secretaría de Extensión, hizo un llamado a voluntarios de la misma en sus cuatro sedes para crear una Red Regional de Voluntariado Ante La Emergencia: COVID-19.
La UNICEN lanza una red de voluntariado en Regionales. Noticia de Región Mar del Plata

La Casa de Altos estudios dio a conocer que hasta el momento se registraron 494 voluntarios en la Red entre estudiantes, docentes, graduados y no docentes de las cuatro sedes (Tandil, Olavarría, Azul y Necochea), de todas las facultades, como así también algunos estudiantes de otras universidades nacionales que están realizando la cuarentena en ciudades sedes de la UNICEN y desean colaborar en la emergencia.
Asimismo, detallaron que sobre las categorías en las que se inscribieron, originalmente se presentaron tres áreas de interés: actividades de asistencia sanitaria, de contención social, y de producción y logística, considerando el perfil de formación y en función a las franjas de disponibilidad horaria de cada uno, entre otros factores. "Se priorizan las labores virtuales en consonancia con las medidas adoptadas por la Nación y la propia Universidad; no obstante, hay casos de tareas que deben realizarse presencialmente, como es el caso del personal de salud, con todos los resguardos sanitarios correspondientes" explican desde la Universidad.
La red regional de voluntariado funciona tanto a partir de requerimientos de voluntarios por parte de los Municipios y de otras instituciones, como a partir de iniciativas internas que nacen en las Facultades o grupos de trabajo de la universidad. El registro para inscribirse sigue abierto y también la posibilidad de lo que los Municipios y otras dependencias soliciten colaboración voluntaria en la emergencia.
En cuanto a las principales tareas, y que dieron origen a esta red, es el proyecto de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UNICEN a fin de colaborar con las áreas de salud de los municipios en el control de la epidemia, es decir, aquellas acciones de monitoreo de personas con ciertos síntomas que configuran casos sospechosos según los protocolos del Ministerio de Salud y que en muchos casos no están internados, pero son monitoreados telefónicamente en forma periódica, hayan sido hisopados o no. Lo mismos sucede con la red de contactos de aquellas personas que dieron como "positivo". El rol de estos voluntarios es contactar a cada persona y hacer un seguimiento, colaborando con las áreas de epidemiología de los municipios tratando de "frenar" la difusión del virus; lo hacen telefónicamente pero además ayudándose de aplicaciones web de autoevaluación y otros medios tecnológicos que cada municipio utiliza.
Originado en la Facultad de Ciencias de la Salud y que con la ayuda de voluntarios en toda la región ha comenzado a implementarse de manera escalonada, primero en Olavarría, luego en Tandil y Azul y está a punto de comenzar a funcionar en Necochea.
Además, hay otras áreas de trabajo y propuestas, ya que la crisis no es solo sanitario-epidemiológica, sino que también tiene aristas sociales, productivas, alimentarias y de distintos órdenes. De esa manera, un grupo numeroso de docentes de la Facultad de Agronomía inició acciones de contención comunitaria en la ciudad de Azul, tales como la donación de alimentos no perecederos y de insumos de limpieza, gracias a las donaciones llevadas a cabo por miembros de la comunidad académica de esa facultad.
En este mismo sentido, un grupo numeroso de voluntarios de Tandil y Olavarría sirvieron de intermediarios para que pequeños productores de ambas ciudades pudiesen vender su producción, sustento de sus economías familiares, en plena cuarentena, instrumentando sistemas online de compra-venta de productos y distribución domiciliaria de los bolsones, reduciendo al máximo posible la circulación. Se trata de experiencias enmarcadas en la economía social y solidaria. En Tandil se denomina Consuma Dignidad y periódicamente distribuye bolsones con encargues en alrededor de 100 casas de familias que compran on-line estos productos, en Olavarría se dio una experiencia similar con el proyecto denominado la Posta.