Peluquerías ampliaron su horario y se adaptan al protocolo de trabajo

La actividad comenzó a funcionar hace un par de semanas en Tandil.
Peluquerías ampliaron su horario y se adaptan al protocolo de trabajo en Tandil. Noticia de Región Mar del Plata

Tandil retoma la actividad de diferentes rubros y demuestra que es posible salir del Aislamiento Social, entrando en una nueva normalidad que tiene características muy diferentes a las que conocíamos antes de la Pandemia.

Mientras todavía quedan algunos sectores económicos que no han podido reabrir sus comercios, otros ya se adaptaron y están trabajando con los cambios que han hecho falta para cubrir las necesidades de normas de bioseguridad y evitar el movimiento innecesario de la gente.

En este marco pudimos hablar con Cristian Lugones, referente del salón Leo Paparella, by VIP Peluquería de Tandil, quien nos informó sobre como transitan estos días, luego de la reapertura.

"La vuelta de la actividad fue variable. Un poco con las limitaciones del protocolo de Tandil que nos impone para poder trabajar, con 5 horas diarias. En principio fue de 9.00 a 14.00, de lunes a viernes. Una medida que nos permite poder trabajar, pero la realidad es que nos condiciona. La peluquería es un sector de trabajo que tiene cierta creatividad y el hecho de implementar turnos está bueno, porque el turno te organiza, pero la realidad es que también te limita a potenciar tu trabajo, así que en algunos aspectos estamos limitados" comenta Cristian.

El estilista reflexiona "Nosotros teníamos una jornada de 11 horas diarias, con un staff de 6 a 7 personas que trabajamos divididos en diferentes tipos de horarios y que se acorte a casi menos del 50%, eso implica en que la productividad baje a la mitad. Nada, lo bueno es que podemos trabajar".

"Somos una empresa de más de 35 peluquerías en todo el país. Estamos en el interior, en la provincia y la mayoría de ellas están en Capital. Todos tienen protocolos diferentes. Simplemente, hace dos semanas y media Tandil fue la primera sucursal que pudo abrir y luego siguió Mar del Plata" desarrolla Lugones.

"El protocolo es propio de cada ciudad, en el que rigen ciertas normas. Las medidas adecuadas son la desinfección, cuidado del personal, protección con máscaras, con barbijo, guantes y desinfección. Creo que el protocolo que cada ciudad hizo estuvo a la altura de la de las necesidades que se requieren para poder trabajar. Limpieza al cliente cuando ingresa, trapo en el piso para desinfectar sus pies, alcohol gel y cada sector del personal tiene que estar completamente desinfectado y cada cliente que pasa, cada turno que atendemos se vuelve al punto inicial del protocolo" define Cristian, visualizando cada uno de los pasos, luego aclara "También teniendo los recaudos de no atender personas mayores, con factores de riesgo, menores cuentos de un año y embarazas. Siempre respetando el protocolo".

La adaptación parece ser un proceso que tendremos que asimilar por estos tiempos. El encargado del salón de Paparella nos comenta "las comodidades se ven en una atención más personalizada, el hecho que podamos trabajar con turnos, en un régimen de horario, nos permite trabajar con la gente de forma más personalizada. Con turnos tomados dependiendo de la necesidad del cliente y los servicios que necesite es cómo nos vamos a mover para poder prestarle el mejor servicio. En algún aspecto te da la posibilidad de estar en tiempo y forma en el salón, dedicado a una persona. Pero tenemos menos gente, así que en ese sentido la productividad nos termina afectando. Por un lado está buenísimo que nos permitan trabajar, de hecho somos unos privilegiados, pero la productividad nos ha bajado, contentos por trabajar pero no estamos haciéndolo al ciento por ciento".

Cristian respira, agradece y concluye "Entiendo que en algún momento esto volverá a la normalidad, aunque hay cosas que llegaron para quedarse. Estamos contentos de trabajar, pero deseando que todo vuelva a la normalidad. Ahora nos extendieron el horario de trabajo, de 9 a 16, de lunes a sábado". Su último comentario muestra también el agradecimiento por el acompañamiento de los clientes.