CAME remitió sugerencias al Presidente frente a la crisis

La organización empresaria aportó propuestas ante la situación económica que se desencadena por el parate empresarial.
CAME remitió sugerencias al Presidente frente a la crisis en Agro y Negocios. Noticia de Región Mar del Plata

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) remitió propuestas al Poder Ejecutivo centradas, fundamentalmente, en dos fuertes preocupaciones como las problemáticas asociadas a la posibilidad de hacer frente al pago de salarios en tiempo y forma y también los esfuerzos para sostener, en lo posible, la cadena de pagos.
Sabiendo que las pymes representan el principal motor de desarrollo económico de nuestro país ya que emplean a más del 70 por ciento de la población argentina parece fundamental generar las políticas necesarias para impulsarlas, fortalecerlas, y, al igual que la salud, cuidarlas en un momento tan complejo. "Sin pymes no hay trabajo, y el trabajo es la única herramienta que sacará adelante al país cuando la pandemia sea un triste recuerdo" manifiestan desde la entidad.
Ante la situación que se vive en nuestro país, CAME acercó al Poder Ejecutivo nacional una serie de medidas para ayudar a paliar los efectos que el necesario aislamiento social, preventivo y obligatorio tiene sobre la economía nacional y, particularmente, sobre la realidad de las pymes y sus trabajadores.
"Convencidos de que hoy también es momento de cuidar a las pymes, seguimos apoyando fervientemente las decisiones del Poder Ejecutivo en materia de salud y economía, siendo aliados, como principales representantes de las pymes nacionales, del cuidado de la estructura productiva a través de propuestas y herramientas concretas", sostuvo el presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán.
Sobre las líneas de financiamiento ya anunciadas exponemos la necesidad de:
a) Reducir la tasa de financiamiento a un TNA máxima del 10 %.
b) Garantizar la capilaridad: llegar a todas las regiones del país a través de todos los bancos.
c) Ampliar el porcentaje obligatorio a destinar a líneas de capital de trabajo (hoy en 50 %).
d) Imponer una distribución del crédito que priorice empresas desde micro hasta medianas tramo 1, de todos los sectores productivos.
e) Modificar los requisitos de acceso a la línea de financiamiento (o generar una línea adicional) para asegurar que puedan acceder todas las pymes cuyas calificaciones crediticias hoy las excluyen (tal como está, se presume que los fondos sólo llegarían a aquellas empresas que hoy están calificadas por las entidades para acceder a líneas de crédito).
f) Crear un fondo de garantías del estado nacional que respalde dicha modificación en los requisitos de acceso o línea adicional, de modo que los bancos tengan incentivos/obligación de prestarle a aquellas pymes que hoy no se encuentran en condiciones de acceder.
g) Establecer mecanismos complementarios para que los fondos que las aseguradoras (en general y las ART en particular) debían destinar a instrumentos pyme en el mercado de capitales, puedan canalizarse para cubrir parte del cese de ingresos de las pequeñas y medianas empresas mientras perdure el aislamiento social obligatorio y hasta que se logre recomponer la actividad.
Independientemente de ello, y de manera complementaria, se proponen otras acciones destinadas a ampliar el financiamiento disponible para hacer frente al pago de salarios en los próximos meses, así como también para asegurar que el restablecimiento del clearing bancario no implique la ruptura de la cadena de pagos.
Asimismo solicitan incluir a las categorías C y D (facturación mensual promedio de $34.789 y $ 52.166, respectivamente) como beneficiarias del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), con el objetivo de promover los emprendimientos teniendo en consideración que son muchos los jóvenes que están dando sus primeros pasos y necesitan este respaldo para consolidar el crecimiento de sus empresas.