El mundo laboral después de la pandemia

Adecco Argentina nos ayuda a ver nuevos escenarios que se abren en la etapa post pandemia como el Teletrabajo, la capacidad de liderar de manera remota y la necesidad de un nuevo contrato social.
El mundo laboral después de la pandemia en Agro y Negocios. Noticia de Región Mar del Plata

La irrupción del Coronavirus, al igual que una crisis social y económica, dejará su huella. Como definen muchos intelectuales, no saldremos igual de esto y el impacto que ejerce en el mundo del trabajo obligará a muchos sectores a repensarse.

En solo unas semanas, nos hemos acostumbrado a lavarnos las manos como nunca, abastecernos de lo esencial, cancelar reuniones sociales y de negocios, descartar planes de viaje y, todos aquellos que pueden, a trabajar desde su casa. Las repercusiones de estos hábitos perdurarán mucho tiempo después de que los bloqueos por la crisis del Coronavirus se levanten. Se fomenta el teletrabajo y la flexibilidad laboral en todos aquellos puestos que lo permitan. Y se espera que, conquistado el COVID-19, estos cambios sigan aplicándose en el mercado laboral.

Según el punto de vista de la consultora, las tendencias laborales que ya pueden vislumbrarse post Coronavirus ponen en primer plano al teletrabajo. El trabajo remoto ha llegado para quedarse. Sin duda, "trabajar desde casa" hará que nos replanteemos cómo mantener el trabajo en equipo, la colaboración, la comunicación y la productividad. En este sentido, podremos darnos cuenta de si estábamos o no sacando el máximo provecho a la tecnología con la que ya contábamos.

Esta crisis servirá para convencer a aquellas empresas reticentes a fomentar este tipo de trabajo de sus ventajas. Es el momento de que las empresas capaciten y formen a sus empleados para ser más efectivos virtualmente. Por tanto, todas las fuerzas laborales deberán actualizar sus habilidades digitales.

Por su parte, los líderes deben incorporar nuevas rutinas que fomenten la colaboración, la productividad y el bienestar de los equipos de trabajo. Además, estar en línea todo el tiempo también cambiará un concepto tan arraigado como el de la jornada laboral. También se estimaEn un futuro no muy lejano dejarán de existir las jornadas laborales de ocho horas,. Esto requiere que los empleados establezcan límites claros, distribuyendo de manera adecuada su tiempo familiar, tiempo personal, tiempo libre y horas de sueño. De lo contrario, corren el riesgo de perjudicar su calidad de vida.

Los puestos de liderazgo se verán a prueba con la crisis del Coronavirus. Somos conscientes de que los líderes ya han ido evolucionando en sus habilidades para lograr el éxito con los diversos equipos de trabajo. Antes de esta emergencia sanitaria, la mayoría de las empresas tenían trabajadores bajo un mismo techo. Superada esta crisis, el trabajador remoto será la nueva normalidad para muchas compañías. Por ello, los líderes deben aprender a liderar de forma remota, en lugar de hacerlo presencialmente.

Adecco, explica en su informe emitido recientemente que la evolución del mercado laboral ha generado un aumento en el número de trabajadores flexibles. Sin embargo, la crisis del Coronavirus ha dejado en evidencia su vulnerabilidad laboral.

Estas medidas de emergencia resaltan algo que hemos estado defendiendo desde hace algún tiempo: necesitamos un nuevo contrato social. Éste debe garantizar que todos los trabajadores tengan la red de seguridad social que necesitan.

En el marco del COVID-19, miles de personas están siendo contratadas por grandes empresas para trabajos temporales y de media jornada. Esto se debe al incremento de las ventas online y la necesidad del reparto de dichas mercancías a domicilio. Estos trabajos se volverán más comunes incluso una vez superada la pandemia.

El Covid-19 está obligando a las empresas a acelerar su transformación para ser totalmente digitales a nivel mundial, explican los especialistas en RRHH en una afirmación contundente. Todos deberían tener acceso a la misma información para hacer su trabajo. De esta forma, se eliminarán presentaciones que cubren información conocida y permitirán que los trabajadores se concentren en resolver problemas importantes a través de reuniones online más cortas.

Dentro de los cambios en el mundo laboral dejarán de ser necesarias las largas presentaciones de PowerPoint. Las agendas estarán más enfocadas; lo que permitirá reducir drásticamente los tiempos de reunión.

El papel de los líderes cambiará a una mayor atención sobre el empoderamiento de sus empleados, dándoles energía en torno a una misión común y midiendo los resultados de su trabajo. En lugar de medir los aportes de los empleados, las empresas cambiarán a resultados y métricas prospectivas, como la participación de mercado y los comentarios de los clientes, explican desde Adecco.