Estiman importante crecimiento en el área sembrada con girasol

Podría crecer hasta las 2 millones de hectáreas.
Estiman importante crecimiento en el área sembrada con girasol en Agro y Negocios. Noticia de Región Mar del Plata

La siembra proyectada de girasol para la campaña 2022/23 podría crecer 17,6 por ciento respecto al ciclo anterior. De esta manera se podría alcanzar las 2 millones de hectáreas, Las cifras surgen de estimaciones de hoy de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

De concretarse esta previsión, el área sembrada con la oleaginosa crecería respecto de la campaña pasada 300.000 hectáreas, y se convertiría en la mayor superficie implantada con el cultivo desde el ciclo 2008/09.

"Al igual que en la campaña pasada, el escenario presenta una tendencia positiva en la intención de siembra, que responde a la necesidad de recuperar hectáreas perdidas durante los dos ciclos anteriores debido al déficit hídrico", indicó la BCBA en su informe sobre pre-campaña a solo días de que comiencen los trabajos en el norte del país.

Según detalló la entidad bursátil, cuestiones climáticas, de precios y de insumos, motivan un crecimiento productivo en el girasol.

En este sentido, explicó que las "perspectivas climáticas anuncian un año neutral a seco, donde el cultivo tiene un mejor desempeño relativo", mientras que la relación de precios que "continúa siendo favorable pese a la baja de la cotización en los últimos meses".

El informe indicó que la cotización de junio en el mercado doméstico del grano fue 107% superior a la del mismo período en 2020 y 57% mejor que la del año pasado, más allá de las bajas registradas en el precio del aceite en los últimos meses.

Por el lado de los costos de los insumos, se percibió una caída en el valor internacionales de los fertilizantes, como la urea, cercano al 50%.

Además, vale considerar que el girasol necesita una menor cantidad de fertilizantes en su ciclo productivo.

Nos obstante, existen ciertos limitantes a su expansión, dados por "condiciones restrictivas de humedad en la mayor parte del área agrícola y una limitada disponibilidad de materiales para la siembra, como resultado de la baja producción de semilla alcanzada en los ciclos previos por sequía, que podría atemperarse con el ingreso de semilla importada".

"En cuanto a las dificultades para el abastecimiento de combustibles y otros insumos, tanto por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania como por la situación

macroeconómica del país y la falta de reservas, el cultivo tendría una menor afectación relativa dada la menor intensidad en el uso de insumos en comparación con otras alternativas", concluyó el informe.