Nuevas variedades de soja con características especiales

Un equipo de investigación del INTA Marcos Juárez –Córdoba– presentó cinco nuevas variedades de soja que no fueron modificadas genéticamente.
Nuevas variedades de soja con características especiales en Agro y Negocios. Noticia de Región Mar del Plata

Con el foco puesto en desarrollar tecnologías que contribuyan a la producción de granos con calidades diferenciales para mercados específicos, un equipo de investigadores del INTA Marcos Juárez –Córdoba– avanza en la obtención de variedades de soja que no fueron modificadas genéticamente.

Este tipo de especies se denominan no OGM. En esta campaña se están multiplicando cinco nuevos cultivares que poseen rasgos diferenciales: INTA ALIM4C No OGM, INTA ALIM4M No OGM, INTA ALIM4L No OGM, INTA ALIM5C No OGM y INTA-FICA5C k/lx.

“Nuestro objetivo es colaborar en la generación de una herramienta tecnológica que contribuya a impulsar sistemas productivos de granos con valor agregado biológico”, expresó Diego Soldini, especialista en mejoramiento genético del INTA y obtentor de los nuevos cultivares.

“Buscamos impulsar sistemas agrícolas basados en el desarrollo de nuevos materiales genéticos que incorporen características biológicas especiales que, al ser procesadas, potencien la calidad, la diferenciación, la trazabilidad, el valor agregado y la generación de mano de obra en los territorios”, agregó Soldini.

Para esto, Soldini y su equipo trabajan en el desarrollo de cultivares de soja no modificados genéticamente (no OGM) que tengan buen comportamiento sanitario, fenológico, productivo y de calidad industrial, según las demandas específicas de la agroindustria nacional y de los mercados internacionales.

Por otra parte, Soldini explicó que “el proceso para la obtención de una variedad no OGM es el mismo que se utiliza para desarrollar materiales tipo commodity o RR”. Además, aclaró “Sin embargo, las principales diferencias entre ambos materiales son que, los no OGM, no poseen genes exógenos, tienen mayor porcentaje de proteína en el grano, granos más grandes, color claro del hilo de la semilla y mayor contenido de azúcares deseables, entro otros aspectos”.

En este sentido, el desarrollo de variedades de soja no OGM es una estrategia que complementa la obtención de cultivares tipo commodity, debido a que “a la cantidad –que se logra con las sojas RR– se le suma el valor agregado biológico, requerido para abastecer nichos de mercados especiales que bonifican la calidad”, destacó Soldini.

En la actualidad, el mercado de semillas de soja no OGM es bastante reducido y las transacciones se realizan con cierta exclusividad: la producción y la comercialización se da a través de la firma de contratos exclusivos con Pymes del sector productivo e industrial. De esta manera, “desde el INTA ponemos a disposición semillas de cultivares de soja no OGM que poseen un piso del 40 por ciento de proteína, para su posterior industrialización o uso directo”, expresó Soldini.