Realizan mapas sobre la cantidad de agua que puede retener el suelo

Un equipo de especialistas del INTA presentó una nueva herramienta, desarrollada a partir de las cartas de suelo a escala de semidetalle y reconocimiento.
Realizan mapas sobre la cantidad de agua que puede retener el suelo en Agro y Negocios. Noticia de Región Mar del Plata

La disponibilidad de agua es el principal factor limitante de la producción de cultivos a escala global. De hecho, la cuantificación de la capacidad de los suelos para almacenar agua útil y monitorear su recarga es fundamental para lograr un mejor aprovechamiento de los recursos hídricos. En la región Chaco-Pampeana de la Argentina, las diferencias en el almacenaje de agua en los suelos impactan significativamente en la variabilidad de la producción de cultivos agrícolas y forrajeros. Por tal motivo, especialistas del Instituto de Clima y Agua y del INTA San Luis desarrollaron mapas de capacidad de retención de agua útil, hasta uno y dos metros, o menos, donde existen limitaciones a la profundidad de las raíces. Ambos están disponibles en la plataforma GeoINTA.

“Conocer la capacidad de retención de los suelos permite integrar la variabilidad de las lluvias y la evapotranspiración de distintos usos de la tierra para mostrar la recarga que tiene el suelo en cada momento, un elemento esencial para la planificación de cultivos y para estimar la exposición a eventuales sequías”, expresó Jorge Mercau, investigador del INTA San Luis y miembro del equipo del programa nacional de Ecofisiología y Agroecosistemas.

“Los suelos con baja capacidad de retención de agua requieren un manejo agronómico que priorice ubicar etapas críticas de los cultivos en momentos donde las lluvias, muy frecuentemente, exceden la demanda de las plantas”, indicó Mercau.

En cambio, “en los ambientes con alta capacidad de retención, es posible diseñar estrategias que permitan llegar a esas etapas críticas con un almacén de agua importante, que permita atravesarlas sin limitaciones, aun cuando falle algún evento esperado de lluvia y aprovechar momentos del año con mayor oferta de radiación para subir el techo de rendimientos”, afirmó el especialista del Organismo.

El conocimiento de la capacidad de retener agua útil de los suelos es uno de los pilares de la planificación agrícola. “Para ello, se realizó una simplificación de la capacidad de retención de agua útil de los suelos de la región a partir de su composición textural e impedancias para el crecimiento radical”, indicó Lucas Gusmerotti, investigador del Instituto de Clima y Agua, y agregó que “la información se obtuvo de las cartas de suelos elaboradas por el INTA”.

La región de estudio comprendió las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, Santa Fe, Santiago del Estero y San Luis, las cuales se encuentran en diferentes regiones naturales y concentran la mayor proporción del área sembrada con cultivos agrícolas y forrajeros de la Argentina.
 

Cómo colaborar con Región Mar del Plata