Suben la proyección de trigo por las recientes lluvias

Hace un mes, el horizonte productivo de trigo había bajado a 20,1 Mt por la falta de agua, situación que se revierte con el actual período de lluvias.
Suben la proyección de trigo por las recientes lluvias en Agro y Negocios. Noticia de Región Mar del Plata

El reciente informe de la Bolsa de Rosario ofrece mejores perspectivas para el trigo en argentina. Hace un año atrás, en setiembre del 2020, la falta de agua se ensañaba el trigo Argentino y la proyección de producción bajaba a 18 Mt. Y hacia eso se dirigía el trigo 2021/22 por la falta de agua de los últimos 3 meses.

Las recientes lluvias llegaron a tiempo para gran parte del trigo de la región pampeana que retomará su crecimiento, casi sin sacrificar potencial de rinde en las principales provincias productoras. Hasta hace una semana atrás, en Buenos Aires se estimaban 150.000 ha regulares a malas, 180.000 en Córdoba y 100.000 en Santa Fe. Pero las lluvias llegaron a tiempo para revertir los efectos de la falta de agua y de las bajas temperaturas de fines de julio y principios de agosto.

La organización bursátil explica que los cultivos en general están sanos, con una presencia muy baja de enfermedades, sin plagas importantes ni problemas de malezas por la buena implantación. Con la excelente fertilización realizada este año, se espera una recuperación muy importante tras las lluvias. En general, se espera llegar a espigazón con buenos números de macollos y en muchas áreas ya se habla de pisos de rindes que son muy superiores a los del trigo del año pasado. Buenos Aires, La Pampa, Entre Ríos, y buena parte de Córdoba y Santa se perfilan con un potencial muy bueno en términos de rinde.

En cambio, el déficit hídrico se agrava en el norte del país. Chaco, Santiago del Estero y Tucumán son las provincias más afectadas. El trigo está transitando etapas de alta demanda hídrica con escasas reservas y muy castigado por las
fuertísimas heladas de fines de julio, cuando nevó en el sur de Brasil. Prácticamente el cultivo se ha hecho con las
reservas de agua que dejó el otoño. Los cuadros más atrasados ya están espigados y llenando granos los más
adelantados.