Tandil toma mayores recaudos para evitar contagios y mantenerse en fase 5

Es uno de los municipios que mejores resultados sanitarios ha obtenido en la región y por eso todo aquel esté en condiciones de ingresar a la ciudad, provenientes de lugares con circulación comunitaria deberá hacer cuarentena de 14 días.
Tandil toma mayores recaudos para evitar contagios y mantenerse  en fase 5 en Tandil. Noticia de Región Mar del Plata

El municipio de Tandil viene siendo uno de los que mejor está tratando la crisis sanitaria del Covid-19, los resultados de acuerdo a su densidad poblacional lo demuestran, aunque desde el Ejecutivo están plenamente convencidos que ante el crecimiento de casos en comunas lindantes deben extremarse las medidas de prevención aunque se esté en la fase 5.

Durante las últimas horas, el intendente, Miguel Lunghi anunció que las personas provenientes de Mar del Plata, Bahía Blanca, Suipacha y Henderson, por ser centros de brote epidémico activo, en caso que presenten la documentación para ingresar, estarán obligados a cumplir una estricta cuarentena de 14 días, al igual que ya se hacía con aquellos que llegaban de ciudad de Buenos Aires y comunas del AMBA.

La medida estará vigente en principio hasta el 17 de julio y se hará un seguimiento de este tipo de casos diariamente con personal de salud y policial para evitar infracciones que pongan el riesgo a la comunidad. Hasta el momento, Tandil registra 4 casos de coronavirus ya recuperados.

"Nadie estudió para enfrentar esta pandemia pero nosotros estamos bien, con un buen equipo de salud y cinco hospitales. Cuando entré al gobierno había sólo dos, pudimos incrementarlos y equiparlos con 24 respiradores, más otros 10 del sector privado", indicó, el intendente, Miguel Lunghi en dialogo con Región Mar del Plata.

"Además contamos con 14 centros de salud en los barrios con un médico generalista de 8 a 17, más una enfermera, asistente social, psicóloga y odontólogo, en este último caso con el sillón respectivo para atender los pacientes", se explayó el jefe comunal.

Los años de gestión, más allá de los inconvenientes que surgen por medio, le han permitido a Lunghi potenciar el sistema sanitario para hacerle frente a la demanda poblacional.

"Destinamos 1.500 millones de pesos anuales en salud, que significa el 36% del presupuesto total, esto nos permite cubrir la planta de 1080 empleados. También dividimos los dos hospitales grandes, el de niños y el central con sectores limitados por el Covid-19 y el resto de las patologías. Los equipos trabajan en turnos por semana para que en caso de tener un foco infeccioso y la obligación de cuarentena no se pierda el nivel de atención", argumentó el mandatario de Tandil.

Controles de accesos
Actualmente, existen tres ingresos a la localidad los cuales están custodiados por personal sanitario, policía y tránsito, mientras que otros trayectos vecinales fueron directamente cerrados.

"Esto nos está dando sustento para tratar de manejar la situación, nuestra población en un 80% se ha portado muy bien el otro 20% es difícil porque son más de 100 días de cuarentena, en especial para los adolescentes. Solicitamos una libertad responsable y donde hay denuncias vamos a poner orden porque no estamos exentos de que el virus ingrese", se sinceró el intendente.

Asistencia social
Con la crisis y paralización de actividades también debió incrementarse la asistencia social. "Pasamos de entregar 2.700 bolsas de alimentos y productos de higiene por mes a las 25.000. Estamos llegando con recursos municipales porque no recibimos muchos aportes externos", reflejó Lunghi.

Turismo
A los largo de los últimos años, Tandil se potenció como uno de los centros turísticos predilectos en la región. "Existen problemas económicos graves, aunque tomamos la medida de reactivar el turismo interno. Quien quiera ir a una cabaña lo puede hacer, el último fin de semana largo hubo 300 plazas ocupadas que es poco pero al menos ayuda a los comerciantes y les permite a quienes pueden, distraerse en familia. Los restaurantes y confiterías van trabajando paulatinamente", argumentó.

"Creo que post coronavirus la gente va a tener la necesidad de salir, sobre todo de los grandes centros urbanos y dirigirse a aquellos lugares en contacto con la naturaleza, ver y poder caminar la sierra en una ciudad segura como la nuestra. En eso soy optimista", concluyó Lunghi.