Centrales obreras contra el ajuste en la salud marplatense

Afirman que se perderán 500 horas de pediatría
Centrales obreras contra el ajuste en la salud marplatense en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

La CGT, CTA y los Comités Barriales de Emergencia manifestaron su desacuerdo con los ajustes en el sistema de salud municipal. Por medio de un comunicado exponen "El recorte de horas decretado recientemente por el intendente del Partido de General Pueyrredón en todo el sistema de salud municipal, restará entre otras cosas 500 horas mensuales de atención pediátrica".

Los ejes del posicionamiento de las tres Centrales Sindicales y la Mesa de Coordinación de los Comités Barriales de Emergencia plantea que "No hay lugar para el ajuste en salud en tiempos de recrudecimiento de los contagios".

Además, reclaman "Las tareas esenciales que brindan los médicos deben ser reconocidas y valoradas" y muestran su apoyo al reclamo de Cicop MDP.

Entendiendo que la Atención Primaria de la Salud es pilar fundamental para enfrentar esta pandemia definen "Se debe garantizar la atención sanitaria privilegiando a niños y adolescentes".

De esta forma, las centrales Obreras muestran su solidaridad con los trabajadores de la salud que prestan servicios en los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) en todo el Partido de General Pueyrredón en general y con los pediatras en particular, atento a que la Secretaría de Salud Municipal con aval del Intendente Guillermo Montenegro les comunicó hace 40 días por WhatsApp la modificación de su prestación laboral, medida que afecta a todos los niños que se atienden en el servicio público.

A través del Decreto 0949/20, apuntan, el intendente recortó 5000 horas de atención en salud, de las cuales 500 eran destinadas a la atención pediátrica en los 32 CAPS. Según las autoridades de la secretaría de salud dicha modificación obedece a un "reordenamiento" general. Dicho recorte consiste en que los pediatras deberán destinar parte de sus horas de atención primaria en cada sala (que deberían usarse para brindar asistencia y realizar acciones de prevención y promoción de la salud de lunes a viernes), en coberturas de guardias para atención de la demanda espontánea los fines de semana, implicando un "ahorro" de dinero para la comuna destinado a éstas últimas.

En la nota, los representantes gremiales solicitan al Intendente Montenegro que revierta está situación, explicando entre otras cuestiones que "Este ajuste es inadmisible en el contexto actual de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio por COVID 19. Si bien el gobierno municipal ha descansado en la implementación del dispositivo CuiDARnos, herramienta sanitaria gestada por las organizaciones sociales nucleadas en 34 Centros Barriales de Emergencia, que promueve el cuidado de la salud respecto del contagio de coronavirus a través de una red de promotores barriales voluntarios, esto no libera al estado de responsabilidades con respecto a la atención primaria. Este dispositivo de salud colectiva además de ser efectivo en términos concretos, permite monitorear el funcionamiento del sistema público de salud y las estrategias propuestas. Apostar a la Atención Primaria de la Salud significa el fortalecimiento de los CAPS. Estos ayudan a descomprimir la demanda en hospitales y evitar la circulación de los ciudadanos en los medios de transporte, mucho más hoy que el aumento de la curva de contagios en nuestra ciudad es un hecho y no se descarta contagio comunitario, con el riesgo que ello implica".