Desde el CONICET estudian el uso de la playa pública

Especialistas del CONICET Mar del Plata evalúan la calidad ambiental de las playas locales en el particular contexto que generó la pandemia. Es el segundo año de este proyecto que pone foco en la accesibilidad con distanciamiento en el sector privado y la situación en la playa pública.
Desde el CONICET estudian el uso de la playa pública en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

Eleonora Verón, investigadora asistente del CONICET y Facundo Hernández, investigador adjunto del organismo, ambos pertenecientes al Centro de Investigaciones Geográficas y Socio Ambientales de la Facultad de Humanidades (CIGSA-FH-UNMDP) junto a Alejandra Merlotto, investigadora adjunta del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (IIMyC-CONICET, UNMDP) conforman el grupo de trabajo que lleva adelante el proyecto que evalúa la calidad de playas de la costa bonaerense.

Durante el 2021 el grupo realizó dos encuestas al respecto. En la primera abordaron el uso de playa por los marplatenses en años anteriores y cómo proyectaban su uso para la temporada 20-21, en el contexto que generó la pandemia. Posteriormente le sumaron una serie de trabajos de campo para medir la distribución de los usuarios en distintas playas de Mar del Plata y el uso de las mismas durante el mes de enero del 2021, teniendo en cuenta el Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO). La segunda encuesta la realizaron una vez finalizada la temporada y tuvo por objetivo identificar el uso efectivo de la playa por los residentes y su percepción en cuanto al cumplimiento de los protocolos frente a la pandemia durante la temporada.

Verón, Hernández y Merlotto compararon la situación entre las playas de uso público y aquellas concesionadas a balnearios. En esta instancia buscaron identificar la percepción de las personas que residen en la ciudad respecto al espacio público y privado disponible para el uso y disfrute. Las encuestas se orientaron a estudiar la percepción sobre el estado de la playa a la que acuden frecuentemente: limpieza, ocupación, señalización, entre otros aspectos. Actualmente se encuentran proyectando una nueva encuesta para realizar a fines de este verano, similar a la anterior, para evaluar y comparar el comportamiento de los usuarios y uso de las playas entre ambas temporadas.

Para el grupo de investigación la temporada 2020-2021 fue singular, porque si bien hubo una menor concurrencia de turistas a la ciudad, en los trabajos de campo de enero observaron que la ocupación de las playas públicas más céntricas -Playa Grande, Varese, Popular, La Perla- fue medianamente alta. Este hecho generó dificultades para cumplir con el distanciamiento -en horarios pico-. Este problema se agudizó porque, según las mediciones que realizaron, de las más de 30 hectáreas de playas que hay en la zona céntrica, más del 42 por ciento de la superficie de arena está concesionada a privados.

El espacio público de playa es semejante al área concesionada, sin embargo el porcentaje de usuarios que utilizan la playa pública fue significativamente mayor -80 por ciento-, lo que dificultó cumplir con las recomendaciones y disposiciones provinciales y protocolos respecto a la permanencia y uso de la playa en pandemia, detallan desde el grupo de investigación.

En la encuesta también se consultó sobre su percepción respecto a si los usuarios cumplieron los cuidados preventivos frente al Covid-19 en su estadía en la playa. El 47 por ciento de los encuestados opinó que los usuarios fueron poco responsables y el 7,5 por ciento irresponsables. Es decir, que para los encuestados más de la mitad de los usuarios no cumplieron los protocolos dispuestos.

Cuando los especialistas consultaron a residentes marplatenses sobre la concurrencia a las playas locales se encontraron con que aproximadamente el 15 por ciento de los encuestados no visitó estos espacios. La principal razón fue porque "decidieron no frecuentar la playa para preservarse ante un posible contagio del Covid-19", opción elegida por el 65 por ciento de los que no visitaron el litoral marplatense. Mientras que los encuestados que sí fueron a la playa, un 26 por ciento, detallaron haber concurrido con menos frecuencia que años anteriores.

¿Cuál es la situación en la temporada actual?
Para el grupo de investigación esta temporada está mostrando que la aparición de nuevas variantes, como la Ómicron, no afectó de manera directa la movilidad turística a la ciudad, que superó el 90 por ciento según la información del gobierno de la Provincia de Buenos Aires. La cantidad de veraneantes que ha arribado a la ciudad durante la primera quincena de enero, representa un 67,4 por ciento más respecto al mismo período de la temporada anterior y el incremento de los contagios registrados por el sistema de salud y los récords alcanzados, evidencian que las nuevas variantes y la evolución de la pandemia no estarían afectando en esta temporada a la movilidad turística en la ciudad. Esto también quedó en evidencia tras las aglomeraciones en playas céntricas, el aumento de casos y el colapso de los centros de testeo. Hernández plantea que "al disminuir y flexibilizarse las restricciones y disposiciones de distanciamiento, se retorna al comportamiento habitual del turista y del usuario de playa, previo a la pandemia".

Como se esperaba las playas de uso público se vieron más ocupadas y desbordadas, mientras que las concesionadas tienen la posibilidad de tener más controlado el distanciamiento entre veraneantes, ya que su sistema de parcelamiento de la arena les permite reducir la carga sobre las mismas. "Asimismo, la política del pre-viaje, que incluye un porcentaje de devolución por el alquiler de carpas, incentiva y favorece el uso de balnearios que, en enero, según nuestros relevamientos, la mayoría tiene una ocupación mayor al 90 por ciento", añade Merlotto.

Para el grupo de investigación es indispensable, en primer lugar, reforzar y ampliar las campañas de vacunación y de concientización en las playas, aprovechando la afluencia a las mismas para lograr mayor alcance. Pero además, para los especialistas es primordial sumar más vacunatorios, centro de testeos y multiplicar el personal de salud.

Para Merlotto, Verón y Hernández el uso de las playas en la ciudad debe ser repensado, sobre todo en relación con su mercantilización y privatización mediante el régimen de concesiones. Las imágenes comparativas de distintos años son bastante elocuentes: hay una necesidad de expandir la playa pública y de reforzar los servicios de saneamiento ambiental. Éstos deben ser los ejes que orienten una política para mejorar la calidad de nuestro principal recurso turístico, concluyeron desde el grupo de investigación.

La investigadora Eleonora Verón, junto con a la Licenciada Juliana Socrate, becaria doctoral de la Universidad Nacional de mar del Plata se encuentran actualmente realizando una nueva encuesta para conocer la percepción de la población en relación con la autorización de la actividad hidrocarburífera Offshore en la Cuenca Argentina Norte. La encuesta es completamente anónima y se puede participar accediendo al formulario online.