La erosión costera es un problema en toda la provincia de Buenos Aires

El diagnóstico es del especialista Federico Isla. La viabilidad de que haya una draga argentina. Conformaron la Red Latinoamericana de Erosión Costera.
La erosión costera es un problema en toda la provincia de Buenos Aires en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

Federico Isla, investigador superior del CONICET dialogó con Región Mar del Plata acerca de la conformación de la Red Latinoamericana de Erosión Costera. Un espacio para compartir experiencias de problemas de erosión y eventuales soluciones que se presentará en el Congreso Latinoamericano de Ciencias del Mar en septiembre próximo.

La red se conformó mediante una serie de webinars de especialistas de Brasil, Chile, Colombia, Uruguay, Costa Rica y Perú quienes expusieron sobre los problemas de erosión. En el caso de Argentina "hay problemas de erosión en Mar del Plata desde que se construyeron el puerto de la ciudad y el de Quequén. Se hicieron obras duras y después se vio que significaban un perjuicio para las playas inmediatamente al norte de la deriva litoral".

Respecto a los otros países, Isla comentó que "Brasil tiene problemas muy serios, Uruguay una situación similar porque tiene las mismas sudestadas. Chile ahora tiene problemas de marejada que llegan y causan erosión en todo el sistema de Valparaíso, Reñaca, Concón y Viña del Mar. Hay problemas muy serios en Perú porque han alterado la deriva litoral. Han hecho algunos puertos y las playas más populosas cercanas a Lima tienen problemas de erosión".

La experiencia más emblemática que tuvo Mar del Plata en cuanto al combate de la erosión fue la obra de refulado de 1998. Según Isla, hoy están pidiendo obras de refulado en el partido de La Costa donde algunas localidades se quedaron sin playas, lo mismo pasa en Villa Gesell y Pinamar y hay erosión en Pehuenco, en las playas de Tres Arroyos. "Hay problemas en toda la provincia de Buenos Aires".

Por eso el especialista - que se desempeña en los Institutos de Geología de Costas y de Investigaciones Marinas y Costeras- indicó que debería existir una draga que opere en todas las playas turísticas y porque, además, la situación va a empeorar. "Van a ser más frecuentes las sudestadas y va a aumentar el nivel del mar de 40 a 80 centímetros para el año 2100".

Hay países como Costa Rica o Panamá donde no hay experiencia de investigación. "Se sabe que hay erosión pero no se sabe cuánto y por qué", dijo y agregó que en el país "los problemas son en la costa sur de Buenos Aires, en toda la Patagonia y Tierra del Fuego".

Más allá de la construcción de los puertos, Isla identificó que la erosión aumentó en Villa Gesell y Pinamar por la sobre forestación, el manejo de balnearios que mueven la arena y la llevan a la zona más litoral y en el Partido de la Costa es un problema de urbanización. "También se está viendo en San Bernardo, San Clemente y en Las Toninas, Santa Teresita y Mar del Tuyú se quedaron sin playas".

Una draga nacional
Entre las posibles soluciones, Isla señaló que "habría que hacer un plan para recuperar las playas. Que la provincia contrate una draga grande y trabaje una semana en el partido de la costa, tres día en Villa Gesell, tres días en Pinamar y recupere algunas de las playas".

erosion costera

La experiencia de dragado que tuvo Mar del Plata en 1998, se hizo anteriormente en Copacabana y el año pasado en Camboriú. Para eso se necesitan dragas grandes y "las que han venido o trabajan en el puerto (N de la R: después de aquella obra) son nacionales y chicas. No tienen un sistema de bombeo para dejar la arena en la playa. Es decir juntan arena del fondo, cargan y tienen que ir a un lugar no muy cerca de la costa donde dejarla".

¿Es viable que el estado cuente con una draga? "Se justifica tener una propia. Traer una belga u holandesa cuesta un millón de dólares solo de traslado", sostuvo el científico y al ser consultado sobre sobre si es posible o no, contestó que "Se puede hacer. Hay que buscar un barco, adecuarlo y montar un sistema de bombeo lo suficientemente grande, tener las cañerías para que descarguen no en la playa sino en zonas donde la rompiente tira la arena y se lava el fango. En muchos lugares sacan arena y fango y por eso recomiendan tirarlo en la playa sumergida para que las mismas olas vayan lavando esa arena y no estén tirando fango en zona de baño".

En el marco de la red, Isla advirtió que además del intercambio de experiencias y conocimiento, la gente no debe pensar que lo que se hace en una zona funcione en otra. "Ha pasado que han querido replicar los espigones de Mar del Plata en Villa Gesell o Pinamar".

"Mar del Plata tiene la ventaja que tiene las canteras y al mismo tiempo tiene plataformas de abrasión sumergidas donde las piedras no se hunden en la arena. Cuando hicieron la primera experiencia en Villa Gesell, no eran bloques de cuarcita sino de tetrápodos construidos en cemento y se hundieron en la arena. En Mar Chiquita pusieron toda una hilera de tetrápodos para defender la duna litoral que finalmente retrocedió porque no defendieron nada y hoy tenes tetrápodos en el medio de la playa. Porque se trata de costas blandas", concluyó.