Los inquilinos están obligados a destinar la mitad de sus ingresos al alquiler

El colectivo de las personas que alquilan es uno de los más castigados. Al margen de las crisis económicas, hace cuarenta y seis años que no hay políticas de estado para el sector.
Los inquilinos están obligados a destinar la mitad de sus ingresos al alquiler en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

Los inquilinos siguen representando a uno de los sectores que más han perdido con la crisis económica. Los alquileres aumentaron al menos 10 puntos más que la inflación. Las familias destinan la mitad de sus ingresos a pagar por viviendas que muchas veces no reúnen las condiciones mínimas de habitabilidad. El hacinamiento. Un problema que, además, afecta sobre todo a jóvenes y a adultos mayores. La falta de respuestas y el reclamo por la creación de la Oficina del Inquilino.

Todos esos fueron algunos de los temas del diálogo entre Región Mar del Plata y Jorge Sebastián Oliver, integrante de Inquilinos Mar del Plata, la ONG que defiende los derechos de los inquilinos
.
Los precios siguen aumentando por encima de la inflación. "Si en 2021 la inflación fue del 50%, hace casi un año que los alquileres aumentan entre un 60 y un 80%", dijo Oliver y advirtió que "mientras las condiciones estructurales del acceso a la vivienda no se modifiquen, esto va a seguir igual".

Los inquilinos se muestran a favor de la ley de alquileres. No obstante sostienen que hay una necesidad de instaurar "un conjunto de políticas públicas que equilibre la relación entre locadores y locatarios".

En primer lugar, Oliver consideró que si bien hay un armado legislativo importante en el país, el problema no se resuelve. En ese sentido, mencionó la ley de acceso a la tierra y al hábitat que impulsó el gobierno de Daniel Scioli en la provincia de Buenos Aires pero que nunca se aplicó.

Entonces -continuó- "desde que en los 90 la presencia del estado cedió ante la conformación de la organización social a través de la economía de mercado, todo queda en manos de tu poder adquisitivo. La economía de mercado dice bueno en función de lo que podes pagar, vivís. Y en función de lo que podes pagar vas a tener una percepción sobre la calidad democrática".

"Si esa cuestión de fondo no se discute, siempre vamos a estar hablando de cosas puntuales, de parches que no van al meollo de la cuestión. Ese es el problema", apuntó.

Regulación del mercado
Después de la ley que se aprobó en 2020, los inquilinos pidieron una serie de políticas relacionadas a la regulación del mercado inmobiliario. En primer lugar, el precio del acceso a la vivienda. "Hasta la década del 70, el estado tenía políticas de regulación del mercado inmobiliario. De hecho se había resuelto. La evolución del acceso a la vivienda en alquiler en Argentina, cuyos primeros registros serios datan de la década del 20, es una curva donde más del 80% de los habitantes del país era inquilino".

"A partir de la década del 30 cuando comienzan las primeras políticas de sustitución de importaciones, se desarrolla la pequeña y mediana industria en el país y comienzan a mejorar los ingresos y la clase media a consolidarse, vas viendo que a medida que la gente puede ahorrar lo primero que hace es comprarse una vivienda", señaló.

Luego, en la década del 40 comienzan una serie de políticas públicas de vivienda. "La curva de propietarios empezó a subir y a bajar la de inquilinos. Era muy fácil acceder a una vivienda, un derecho humano básico".

"Hasta la década del 70 el acceso a la vivienda no fue un problema serio. El estado lo fomentó e intervino el mercado inmobiliario. Hasta el 75 en general por regulación del estado ningún aumento superaba el 25%", indicó.

Al año siguiente, la dictadura "desreguló el mercado inmobiliario y dolarizó la economía. Ese esquema de que el estado tenga cada vez menos intervención en la sociedad y dolarizar los recursos se mantiene vigente hasta el día de hoy. Hace 50 años que expulsamos a las familias del acceso a la vivienda sin ningún tipo de intervención y tampoco de entender al alquiler como una política pública de estado".

departamentos Mar del Plata

Un problema municipal
Al ser consultado sobre cómo debería intervenir el estado, Oliver respondió que es un problema de los municipios. Allí están los datos de los terrenos, las viviendas ociosas, "hasta la ley de acceso al Hábitat delegaba en las municipalidades el desarrollo de políticas en materia de vivienda".

Inquilinos Mar del Plata pide relevamiento de vivienda ociosa, regulación del mercado inmobiliario, creación de la oficina del inquilino y a partir de ahí la generación de políticas de acuerdo entre el sector inmobiliario y las personas que alquilan.

Para Oliver la oficina del Inquilino, entre otras cosas, debería ser un ámbito que propicie un diálogo con el sector inmobiliario. "Sería un gran avance porque nunca se discutió esto en General Pueyrredon".

Una ciudad para pocos
Hay al menos 120 mil personas que alquilan en Mar del Plata. Y Oliver se preguntó cómo es que nunca un gobierno municipal trabajó el tema. Además se trata de un colectivo que por lo general ve cómo vulneran sus derechos. "Les alquilan cualquier cosa, les cobran cualquier cosa, les ponen condiciones incumplibles".

"Mar del Plata es cada vez más una ciudad para una minoría de gente que puede gozar de la costa y de todos los servicios. El resto: los trabajadores, las familias desocupadas, todos lo que formamos parte de la economía popular, el 80% de la ciudad se tiene que ir. O te volves periférico o te arreglas como podes", destacó.

Los problemas son siempre los mismos. "El sector inmobiliario pone el precio que quiere al momento de renovar el alquiler o te dicen que no te van a renovar y en el medio no tenes amparo. Si no te gusta andate. O te hacinas, la mayor parte de las familias trabajadoras se hacinan en viviendas para tres o cuatro personas, hay diez. Además, destinan entre el 50 y el 60% de sus ingresos al pago del alquiler".

El problema impacta más en las personas mayores y en la juventud. "Parejas o jóvenes que se quieren ir de la casa y no pueden porque los alquileres son impagables en casas que no reúnen las condiciones para alquilar".

"Nunca quisimos enfrentarnos con las familias locadoras porque muchas no tienen dinero para hacer mantenimiento. La precariedad también afecta a las familias de clase media que en algún momento heredaron una propiedad o tuvieron una propiedad más y ya no tienen dinero para mantenerla. O la dejan venirse abajo o la venden mal a la especulación inmobiliaria. Siempre se beneficia el mismo sector", concluyó.