Montenegro dijo que acompañará las medidas que tome la Provincia

El Intendente de General Pueyrredon dio detalles de la situación de la ciudad en una entrevista con una radio porteña.
Montenegro dijo que acompañará las medidas que tome la Provincia en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

El intendente marplatense, Guillermo Montenegro, manifestó que es "sumamente respetuoso de las autoridades" y las medidas que vayan a tomarse en la provincia de Buenos Aires en virtud del aumento de casos de coronavirus. También estimó que hará cumplir las disposiciones de las autoridades nacionales y provinciales aunque "entienda que puede haber otra solución".

En una entrevista otorgada a Radio con Vos, Montenegro dijo que la preocupación por eventuales cierres ante un aumento de contagios "tiene que ver con lo que significa para el laburo en una sociedad donde por la cuarentena llegamos a tener el año pasado el índice de desocupación más alto de la historia" de la ciudad.

El Intendente, también aclaró que cualquier sea la disposición nacional, "uno la respeta por más que entienda que pueda haber otra solución".

"Yo soy sumamente respetuoso de las autoridades, aun cuando se tomaron medidas en las que yo no estaba de acuerdo, las hicimos cumplir", señaló Montenegro.

El jefe comunal también habló de las fiestas clandestinas, y contó que anoche mismo desactivaron una que se realizaba en una casa con parque en la zona sur de La Feliz, donde participaban cerca de 500 personas.

"Fiestas clandestinas en Mar del Plata hubo siempre, pero ahora aumentaron por la pandemia", explicó Montenegro, que aclaró que trabajan sobre "denuncias de vecinos y seguimiento en redes" de las convocatorias, y que la sanción puede acarrear para el organizador de la fiesta multas de hasta un millón de pesos.

"Tenemos que trabajar los lugares donde pueden ir los jóvenes, y los lugares donde haya una reunión clandestina prohibirlas", remarcó. Además, afirmó que hay "30.00 mil jóvenes que salen" en esa ciudad. "Si cambio el horario, van a salir en otro horario", consideró.

Asimismo, se refirió a que en los últimos meses ya clausuraron 500 fiestas clandestinas, y que se apoya en un grupo de jóvenes que recorren las calles explicándole a sus pares el efecto sanitario de nos respetar las medidas contra la propagación del virus, pero también "el daño que se le pueden hacer a una ciudad".