El gobierno de Mar Chiquita insiste en acabar con la albufera

Se trata de la única que hay en el país. Y por tercera vez, el gobierno de la localidad avaló la construcción de un barrio privado.
El gobierno de Mar Chiquita insiste en acabar con la albufera en Mar Chiquita. Noticia de Región Mar del Plata

El Concejo Deliberante de Mar Chiquita aprobó por tercera vez una ordenanza que permite la construcción de un barrio privado en la Reserva de Biosfera Parque Atlántico Mar Chiquito, declarada por la UNESCO en 1996. Una norma similar, también impulsada por el gobierno de Jorge Paredi, ya fue invalidada por la justicia.

La reserva, declarada por la UNESCO en 1996, contiene la única albufera del país y tiene importancia internacional por su biodiversidad, características naturales, culturales y económicas. Es un gran humedal y se ubica en un complejo ecosistémico constituido por pastizales pampeanos, cuerpos de agua, cordones de médanos y costa Marítima.

Con el avance contra la albufera y a favor del proyecto urbanístico "Lagos del Mar", otra vez los dirigentes dan la espalda a la comunidad: nadie convocó al Comité de Gestión de la Reserva de Biosfera ni a su Consejo Asesor para la sanción de la ordenanza 37/21 y tampoco permitieron que los vecinos se expresen en la banca 15.

Hugo Gribman es presidente de la fundación Verde Pampa que trabaja con la Asamblea S.O.S. Mar Chiquita Salvemos nuestra Albufera y junto a otras ochenta organizaciones, solicitaron al gobernador, Axel Kicillof, que no avale la ordenanza.

Los dos intentos anteriores fracasaron y Gribman destacó que el actual ni siquiera respeta la medida cautelar del año 2015 que la consideró ilegal y clandestina y que fue ratificada por la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires.

Las organizaciones junto a los vecinos de la localidad se vienen manifestando y el domingo pasado realizaron una caravana multitudinaria. A ellos se sumaron científicos e investigadores de la UNMDP, el CONICET y el INTA para acompañar el pedido al gobierno provincial.

Daños irreparables
Las organizaciones y vecinos han denunciado que Lagos del Sur intervino la albufera en diciembre de 2012 sin ningún tipo de autorización. El propio desarrollador reconoció que realizaron movimientos de suelo y alteraron cincuenta mil metros cúbicos de laguna.

La Universidad Nacional de Mar del Plata elaboró un informe con resultados contundentes. La urbanización generará un aumento del riesgo de inundaciones en Mar Chiquita por perturbación de los humedales -relleno, elevación de cotas, impermeabilización, compactación-; la eliminación, reducción y fragmentación del pastizal pampeano y la alteración de la calidad y cantidad de aguas, tanto subterráneas como superficiales.

También se registraría un aumento de la eutrofización de las aguas superficiales de la laguna. Se trata de un proceso de contaminación muy importante en lagos, ríos, embalses. La salinización de las aguas subterráneas, la contaminación de aguas -superficiales y subterráneas- por distintos compuestos químicos y la introducción de especies exóticas -vegetales y animales-.

La ilegalidad de la normativa
"Consideramos que la ordenanza es ilegal y va a ser judicializada igual que las anteriores", indicó Gribman y agregó: "Según la legislación argentina, una zona que tiene una categoría de protección nunca puede retroceder de categoría. A lo sumo, debería ser hacia una mayor protección. Una zona que ya es reserva no puede dejar de serlo".

Luego, se refirió a las características y recordó que "contiene pastizales nativos. En la provincia de Buenos Aires quedan muy pocos. Menos del uno por ciento tiene algún tipo de protección y contiene el sistema medanoso de la berrera oriental que está bastante vapuleado por temas erosivos".

También contó que hay un proyecto que pretende la reserva forme parte del Parque Nacional Faro Querandí. "Hay mucho dinero en juego. La ordenanza no solo legisla sobre la zona donde estaría el barrio sino que es una zona más amplia que permitiría también otro tipo de proyectos inmobiliarios similares. El negocio es multimillonario. Existe presión del poder económico y tenemos la situación del poder político actual", advirtió.

Los tres intentos de permitir la construcción de este barrio privado en la albufera fueron en distintos mandatos del actual intendente Jorge Paredi. Todos esperan que una vez más, el gobierno provincial ponga racionalidad y no se avasalle el medio ambiente.