El reclamo por que se esclarezca el incendio en la Reserva de Mar Chiquita

El fuego arrasó con 700 hectáreas. El siniestro fue provocado aunque aún se desconoce su origen.
El reclamo por que se esclarezca el incendio en la Reserva de Mar Chiquita en Mar Chiquita. Noticia de Región Mar del Plata

El viernes 8 de julio se desató un incendio en la Reserva de Biosfera Parque Atlántico Mar Chiquito que dejó un saldo de 700 hectáreas arrasadas. Los vecinos de la zona reclaman conocer las causas y medidas de prevención.

El fuego comenzó por la tarde y se extendió hasta la madrugada del sábado cuando los bomberos de Mar Chiquita; Santa Clara del Mar; Mar Azul; Miramar; Mechongué; Mar del Plata; Pinamar; Villa Gesell y Pirán pudieron controlarlo.

La reserva, declarada por la UNESCO en 1996, contiene la única albufera del país y tiene importancia internacional por su biodiversidad, características naturales, culturales y económicas. Es un gran humedal y se ubica en un complejo ecosistémico constituido por pastizales pampeanos, cuerpos de agua, cordones de médanos y costa Marítima.

Hasta ahora, no hay explicación acerca de cómo se originó el fuego en la zona de la Base del Centro de Experimentación y Lanzamiento de Proyectiles Autopropulsado (CELPA) aunque fue importante: "Fue un incendio de grandes proporciones, damos gracias que estábamos en invierno, si hubiera sucedido en verano habría sido muy difícil de controlar", explicó el jefe del cuartel de bomberos de Santa Clara del Mar, Horacio Fernández.

Los vecinos se movilizaron para reclamar por la falta de prevención y soluciones. Fernando Irie sostuvo que quieren que el hecho se esclarezca y al ser consultado sobre las causas indicó que puede deberse al agronegocio. "Dentro de la reserva hay campos privados y es una de las hipótesis más fuertes. Porcentualmente, la mayor cantidad de incendios a nivel nacional son provocados por el agronegocio y el avance de la frontera agropecuaria. Esa hipótesis es la que más se escucha en las cercanías de lo que fue el foco del incendio".

"Esto pasa en todos los ecosistemas", contextualizó y aclaró que "paralelos a estos fuegos, estamos lamentando focos de incendio en Rosario, en las Islas del Paraná, en algunos sectores de Córdoba y debe haber otros fuegos descontrolados que descocemos porque no se están produciendo en sitios tan turísticos", señaló.

Luego, profundizó ese escenario que se da en el país y que se relaciona a los sectores que buscan ampliar las fronteras agropecuarias y a aquellos que pretenden desarrollos inmobiliarios en humedales como la reserva de Mar Chiquita. "Son zonas de suma importancia para nuestra biodiversidad y para los ecosistemas que tenemos que defender".

Irie recordó que este no es el primer fuego provocado. "En este caso, teniendo en cuenta que se produjo en invierno y si bien la hipótesis más fuerte es la de un fuego provocado, no podemos aseverar que hayan querido incinerar 700 hectáreas".

El lento avance de las medidas de protección
Entre las acciones que deberían impulsarse para la protección de la albúfera, Irie recordó el proyecto para que la Reserva de Mar Chiquita junto a toda la extensión de la del Faro Querandí se conviertan en Parque Nacional. "Creo que es positivo por un montón de normativas ordenanzas y leyes que regirían en ese caso. Obviamente la política, porque es una decisión política, es mucho más lenta que esta realidad distópica y hablo de realidad distópica por esta desprotección que sufren los ecosistemas".

Hay otras maneras de preservar este patrimonio. "Se debe exigir que se apliquen las leyes vigentes de manejo de fuego por las cuales, al ser una reserva de biosfera y tratarse de un fuego provocado, por el lapso de sesenta años no se podría por ejemplo rezonificar esta zona. Tendría que seguir siendo una reserva de biósfera para permitir que sus suelos y su flora y su fauna se regeneren. Tampoco se podría cambiar la actividad preexistente. Como hay campos privados dentro de esta reserva, también está el CELPA y esas fueron las tierras más dañadas", puntualizó.

En resumen, Irie planteó que lo que hace la normativa es "proteger del avance de la frontera agropecuaria y la inmobiliaria ya que en muchos casos se sabe que estos fuegos son para destruir bosques nativos o sembrados o pastizales en pos de avanzar con esos negocios multimillonarios y cero conscientes de la vida que nos rodea. No solo la humana sino de otras especies y ecosistemas de extrema importancia para nuestro desarrollo presente y futuro".