Nuevas maquinarias para el Polo Productivo Municipal

Fueron adquiridas una hormigonera, una mesa vibradora y una bloquera a través de un programa nacional y para ser utilizadas en los talleres que se dictan en el lugar.
Nuevas maquinarias para el Polo Productivo Municipal en Necochea. Noticia de Región Mar del Plata

Luego de gestiones realizadas por la Secretaría de Planificación y Desarrollo Productivo en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, la semana anterior se adquirieron nueva maquinaria y herramientas para el Polo Productivo Municipal las cuales serán de gran utilidad para seguir mejorando los talleres de capacitación que allí se dictan.

Una hormigonera, una mesa vibradora y una bloquera son los tres nuevos equipos con los que cuenta ahora el área para seguir enfocada en el fortalecimiento de distintas unidades productivas, es decir, en emprendimientos que reúnen a pequeños productores, trabajadores independientes o desocupados que se asocian para producir bienes o servicios.

Por medio de un convenio firmado en el marco del programa "Banco de Maquinarias, Herramientas y Materiales para la Emergencia Social", la cartera financió la compra de insumos y equipamiento con unos 5 millones de pesos, cifra con la que deben abonarse también los recursos humanos, los seguros y otros gastos operativos que se desprenden de la puesta en marcha de los talleres.

Además de los implementos que servirán para la construcción de bloques y baldosas, con ese monto también se adquirieron equipos, insumos y materiales para el armado de ventanas en el curso de Carpintería de Aluminio, mientras que está en circuito administrativo la compra de maquinaria pequeña y materia prima para montar el taller de Herrería, según detalló Rocío Zabaljauregui, directora de Desarrollo Comercial, Industrial y Agropecuario de la dependencia que encabeza Matías Sierra.

Por último, vale destacar que el programa nacional tiene por objeto la entrega de insumos, herramientas y/o equipamiento a personas en situación de alta vulnerabilidad social y económica, permitiéndoles generar una fuente de ingresos genuinos y mitigando, de tal modo, los factores de riesgo y exclusión provocados por el contexto de la emergencia social.