El 144 es un recurso fundamental para que las víctimas de violencia soliciten ayuda

A esta herramienta se han sumado otras formas de contacto como WhatsApp y Telegram.
El 144 es un recurso fundamental para que las víctimas de violencia soliciten ayuda en Regionales. Noticia de Región Mar del Plata

Parece que Flavia Delmas tiene una paciencia infinita. La Subsecretaría de Políticas contra las Violencias por Razones de Género de la Provincia nos atiende con una calma que se contagia. También, nos corrige con sutiliza y define "Lo que llega a la línea 144 no son denuncias, lo que hacemos es contención, atención. Lo que hacemos, es evaluar el riesgo y el equipo estudia el caso para darle seguimiento. Hay dos equipos uno de intervención y otro de seguimiento".

Desde el inicio de la pandamia se han disparado el número de llamados a la línea gratuita que atiende cuestiones vinculadas a la violencia de género "El incremento de casos lo tenés que ver que, al mismo tiempo que ha habido un crecimiento de llamadas hubo una retracción de denuncias. En un primer momento de la pandemia, las mujeres no salían o no llegaban a denunciar. Esto se notó en comisarías, en los distritos".

Frente a este panorama se buscaron aumentar las alternativas "Se puso WhatsApp y Telegram. Aumentamos las vías de acceso. En el poder judicial también se hizo, para que estén con mayores alternativas para el acceso a la denuncia. Estamos frente a un problema dinámico. Esto tiene que ver con las características del problema mismo. Una característica del violento es aislar a las víctimas y la potencia la pandemia" explica la funcionaria que además comenta que frente a esto también se preocupan por tejer redes de contención para romper ese aislamiento.

Delmas reflexiona ante la pregunta sobre cómo se hace para prevenir la violencia de género "Son cuestiones muy complejas. No hay una respuesta única. La principal política es la Educación Sexual Integral (ESI). Nosotras venimos teniendo conversaciones con la Ministra de Educación para implementarla en todos los niveles y por otro lado venimos haciendo hace poquitos días formación en ESI ligada en la prevención de la violencia en 22 distritos en zonas rurales o isleñas".

Otra de las formas de prevención es el trabajo sobre masculinidades "hay algunos grupos que hace 15 años estaban trabajando de manera aislada. Ahora se trabaja desde el Estado".

El abordaje es más amplio, otro de los dispositivos son las mesas locales. Los espacios donde se encuentran los organismos e instituciones de la comunidad. "Apostamos mucho a esas mesas. Hemos realizado más de 80 reuniones con mesas locales y es muy importante porque esta problemática se resuelve en territorio".

Parece que es una tarea interminable y eso requiere una configuración especial para no claudicar en la empresa. "Lo primero es advertir que es un problema muy grave de derechos humanos, que compromete a la sociedad y requiere un cambio profundo. Cuando uno mira lo que queda por delante es una batalla enorme pero hay que darla".