La bicicletería solidaria de Tandil avanza pese a la pandemia

El taller que capacita a chicos de la ciudad tuvo que adaptarse en la pandemia para seguir brindando ayuda.
La bicicletería solidaria de Tandil avanza pese a la pandemia en Tandil. Noticia de Región Mar del Plata

La Bicicletería Solidaria es un proyecto que propone alternativas a jóvenes en conflicto con la ley. Sergio Núñez montó un taller para reparar bicicletas y de esta manera contener a muchachos de Tandil enseñándoles un oficio.

El proyecto tiene su sede en Villa Italia y se presenta como un espacio socio educativo para menores. "Reparamos bicicletas que llegan al taller por donaciones, las ponemos en condiciones, reciclamos lo que se pueda y lo demás se pone nuevo. Cuando la bicicleta está lista se pone a la venta a precios accesibles para que gente que no puede acceder a un rodado nuevo tenga la posibilidad de contar con una. También hay gente que las compra para darnos una mano" explica Sergio en medio de una jornada de trabajo en el taller.

"El dinero va parte para el chico y otra parte para seguir sosteniendo el taller, además los chicos reciben una beca que paga el municipio" completa el referente de la ONG.

La pandemia atraviesa la Fase 5 en Tandil y se refleja en la vuelta a la actividad en la bicicletería "Estamos trabajando más" define Sergio que además aclara para que los chicos sean parte del proyecto tienen que estar escolarizados. "Tenemos una docente que trabaja con nosotros, que refuerza lo que hace falta, de esta manera bajamos la deserción y que estos chicos se queden en la Escuela y están pasando de año" confirma.

A más de 100 días del comienzo del Aislamiento, Sergio define "Este año, nos pasó por arriba. Pudimos trabajar con Mesa Solidaria, articulamos con otras organizaciones de la ciudad, como el Taller Protegido con el que hicimos algo muy interesante porque cuando permitieron que el Taller Protegido comience a funcionar el protocolo marcaba que no podían ir en colectivo por lo que reparamos bicicletas para que puedan ir a hacer sus actividades".

También se pusieron al hombro el trabajo de asistencia a familias que atraviesan días difíciles. El reparto de bolsones de comida fue parte de las tareas que realizaron, además de lanzar la iniciativa Mamá cocina sobre ruedas, que realizó un taller para brindar herramientas a las madres de los chicos que trabajan en la bicicletería para que tengan una alternativa de conseguir recursos.

"Repartimos mercadería, durante los primeros dos meses, unos 300 kilos por semana, se generó una red por la que pudimos dar alimentos a 56 familias, entre las que se encuentran la de los 20 chicos del taller" comenta Núñez.

"Hoy estamos entregando 10 bolsones, estar en fase 5 permitió que la gente pueda salir a trabajar. Otras dos veces por semana entregamos viandas, que las hace otra familia involucrada y llegamos así al barrio Las Tunitas. Buscamos gente que no estaba recibiendo asistencia" explica Sergio poniendo siempre el acento en el trabajo en conjunto con otras organizaciones.

"Marcó la diferencia la articulación, con Mesa Solidaria, con la Mesa de Emergencia Alimentaria, con las iglesias evangélicas y la católica. Nucleamos todo con Desarrollo Social del Municipio, para que no se cruce la ayuda y llegar a todos sin sobreasistir" completa.

Las anécdotas y acciones surgen sin parar y dan cuenta que este no será el último capítulo de una historia que, más allá del sacrificio personal, busca la superación de los demás.