Impacto en el sector turístico marplatense por el ASPO

El Asilamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) ha generado una crisis en el sector turístico que puede analizarse en el Reciente Informe de la Universidad de Mar del Plata sobre las repercusiones de la pandemia en la ciudad.
Impacto en el sector turístico marplatense por el ASPO en Turismo. Noticia de Región Mar del Plata

La Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata presentó hoy un completo informe sobre las repercusiones en el sector productivo de las medidas tomadas ante la pandemia de Coronavirus. El trabajo analiza diferentes sectores de los cuales hemos seleccionado el desarrollo sobre el sector turístico.

El Informe entrega la opinión de un grupo de representantes empresariales del sector turismo, quienes manifiestan que actualmente su actividad se encuentra paralizada atendiendo a las disposiciones gubernamentales vigentes, salvo aquellas vinculadas a la gastronomía, mediante el servicio de delivery de alimentos. Aun así, en estos dos últimos casos, los empresarios sostienen que la actividad es mínima (entre un 5% y 20%).

Al consultarles a los representantes institucionales y empresas del sector si de prolongarse el ASPO un mes más cree que la continuidad de las empresas puede verse afectada, la mayoría ha respondido que sí, en el corto y mediano plazo. Específicamente, el sector de agencias de viajes y turismo sostiene que su continuidad se vería afectada en el corto plazo dado que será una de las últimas actividades en reactivarse después de levantarse el ASPO. En tanto que los sectores de alojamiento, gastronomía, recreación y transporte aéreo manifiestan que sería entre el corto y mediano plazo. En general, consideran que al no percibir ingresos de dinero por falta de ventas y además tener que afrontar los costos fijos (sueldos, cargas sociales, servicios, impuestos, alquileres), esto incidirá indefectiblemente en la continuidad de las empresas en tiempos cercanos.

En cuanto a la consulta sobre cómo consideran que va a continuar la situación de las empresas del sector turismo en los próximos meses, todos coinciden que el escenario es muy grave. Algunos sostienen que no vislumbran cambios en los próximos (alojamiento, gastronomía y recreación), en tanto otros no ven recupero de la actividad hasta fin de año (agencias de viajes y turismo).

En lo que respecta a las consecuencias inmediatas que el cese de actividades comerciales tiene sobre el personal empleado en empresas del sector turístico, aseguran que no se ha llegado al punto de tener que suspender ni despedir trabajadores. Sin embargo, esta situación puede verse alterada de prolongarse el ASPO debido a la inexistencia de ingresos.

Para afrontar la situación, los empresarios del sector han acudido a otro tipo de alternativas. La reducción de la carga horaria es la principal medida adoptada, seguida por el recorte de personal temporario que representa un porcentaje significativo en una actividad de carácter estacional como es la turística. En menor medida se han mencionado los atrasos o recortes en los salarios, situación que se vería agravada en abril por la acumulación de costos
financieros sin la existencia de ingresos.

Respecto de las obligaciones que no se han podido pagar por la falta de ingresos, se observa que principalmente se ha visto afectado, en orden decreciente, el pago de impuestos, proveedores y servicios en el mes de marzo, y en menor medida los alquileres y los sueldos.

En tanto en el mes de abril se observa que todos los subsectores turísticos manifiestan de igual manera problemas de pago de impuestos, a proveedores, de sueldos, de servicios, y en menor medida, de alquileres. En cuanto a los gastos fijos, que incluyen aquellos costos que ineludiblemente deben abonarse aunque no haya ingresos, representan para las empresas del sector más del 50% de su operatoria. En la evaluación de la situación se advierte que la presión impositiva atenta contra la estabilidad de los empleos en el mediano plazo. También se está planteando la solicitud de bonificaciones en alquileres, sumado a un plan de pagos parciales y escalonados a proveedores. Con respecto a la adquisición de insumos, la mayoría ha dado cuenta de un aumento en los precios, falta de stock, demoras en los tiempos de envío o paralización de la actividad de los proveedores.

Desde el sector empresario se considera necesaria la ayuda del Estado para sobrellevar la crisis y evitar que el freno de la actividad tenga consecuencias en la supervivencia de las firmas. También se hizo mención de la falta de cooperación
intrasectorial para proyectar conjuntamente las posibilidades de cada rubro ante la situación.

En general, tanto los representantes institucionales del sector como los empresarios han implementado formas de trabajo remoto. Esta circunstancia no ha implicado una inversión adicional significativa, se han adquirido software o licencias y se han realizado cursos de capacitación para llevar a cabo esta modalidad de trabajo.

Hasta el momento se expresa que, en general, no hay estrategias nuevas para realizar ventas en el contexto de paralización total de los desplazamientos de personas. En algún caso se han implementado ventas anticipadas o inversión en publicidad.

En relación a si han tenido acceso a alguna de las herramientas implementadas por el Gobierno se expresan en mayor medida en forma negativa, siendo diversos los motivos por los cuales se ha dificultado este acceso. Si bien algunos han presentado carpetas con la documentación solicitada, aún se encuentran a la espera de su evaluación; mientras que
otros no lograron encuadrar con los requerimientos solicitados. Esta opinión es compartida por los representantes empresariales, para quienes estas herramientas de ayuda del gobierno han resultado poco claras.

Además, consideran que sería indispensable contar con ayuda para afrontar el pago de sueldos, disminuir la presión tributaria en relación a las cargas sociales y otros impuestos.