Transformarse, seguir y mejorar

Casa Garrós se subió a las redes para seguir comercializando sus productos durante el Aislamiento, una experiencia que les permitió aprender y seguir trabajando.
Transformarse, seguir y mejorar en Agro y Negocios. Noticia de Región Mar del Plata

La temporada de verano fue muy exitosa para muchos sectores, sobre todo en la costa atlántica. Cuando los turistas se marcharon, todo daba a entender que entre los feriados y fines de semana largos que teníamos por delante, el año podría ser una oportunidad de romper una recesión que acuciaba a muchos comerciantes. Pero en el horóscopo no figuraba los que se vino. El impacto de la pandemia puso en jaque a la economía mundial y las medidas de aislamiento en nuestro país le dieron un golpe de gracia a una expectativa que había logrado una estabilidad que rápidamente se resquebrajó.

Este panorama parece no afectar a Victoria Garrós, la dueña del bazar de Miramar que lleva el apellido de su familia y es un ícono comercial de Miramar. "No siempre fue así, yo veo tres fases en esto - aclara - Al principio sentí mucha angustia, los primeros días me paraba en el negocio cerrado, miraba todo y decía cómo hago" explica.

Victoria reaccionó rápido y se volcó a las redes, la respuesta a su pregunta fue ofrecer sus productos por Facebook e Instagram y reconfiguró su negocio.

Casa Garrós se fundó en 1960 y ella está a cargo desde 1999. Unos años después de tomar el timón, decidió establecer algunos cambios estéticos y tecnológicos que le permitieron ofrecer un mejor servicio y mostrar sus productos de una manera muy original. Las vidrieras de Garrós son magnéticas y el negocio es un mar de utensilios y artículos de decoración que provoca un desfile constante de clientes.

Trasladar la propuesta a Internet no fue tan sencillo. Con ayuda de su hermana Celeste, las ideas y las propuestas comenzaron a surgir y las publicaciones a ganar adeptos. "El volumen de ventas no es significativo, como con el negocio abierto, pero el Covid aceleró un cambio que al final hubiera llegado igual" detalla Victoria en referencia al comercio electrónico.

"Lamentablemente no llegué a tener un posnet inalámbrico, que ya pedí, pero me manejé con transferencias y mercado pago" describe, mientras se afirma en el mostrador junto a su puerta. Lo que más se vendió durante el aislamiento fueron moldes de silicona y elementos de repostería. También trabajaron muchos con regalos "Aunque no podamos visitarnos, enviar un regalo nos acerca de alguna manera" nos cuenta la dueña del negocio, que además tuvo que organizar los envíos, quizás la parte más compleja de este desafío.

Hoy abren sus puertas nuevamente los negocios en Miramar y Victoria tiene todo preparado. "Elaboré un protocolo y junto con otros comerciantes nos reunimos con el Intendente para contarle la situación y ver de qué manera podíamos implementarlo" esgrime. "Ahora tendremos que adaptarnos a la nueva normalidad y vamos a tener dos negocios" refiriéndose a la continuidad del canal digital y la última fase en las que ella comprende la situación.

"Lo que nos demostró Internet es que no tenemos fronteras y podemos recibir pedidos de cualquier parte, es por eso que en estos días voy a reunirme con alguien para avanzar en el desarrollo de la venta por Internet" define Garrós que deja en claro que esto recién comienza.