Arroyo se despidió de su gabinete

Ayer en el hall principal del Palacio Municipal.
Arroyo se despidió de su gabinete en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

Carlos Arroyo se despidió este lunes de sus funcionarios en una jornada cargada de emociones, que comenzó ayer temprano cuando en el HCD le entregó la medalla de concejal -con mandato cumplido- a su hijo, el Presidente del Bloque de Agrupación Atlántica Guillermo Arroyo.
Ya por la tarde -y luego de atender a lo largo del día sus últimas diligencias como Intendente y dejar ordenado los despachos- Arroyo reunió a la planta política que ha terminado la gestión 2015-2019.
“Quiero decir gracias. Gracias por acompañar esta gestión”, lanzó como primera medida, emocionado. “La verdad que hoy repasé en minutos estos cuatro años y hemos pasado por muchas cosas; lindas y otras no tanto. Costó mucho poner el Municipio de pie, pero lo hicimos. Los últimos dos años fueron de gestión pura. Para llegar a eso tuvimos que esforzarnos mucho en el primer tramo de la gestión, por todo lo que ya se conoce: acomodar las finanzas, pagar deudas y recuperar el crédito con los proveedores”, agregó.
“Dejamos un Municipio ordenado, con las cuentas equilibradas, abonando los sueldos el primer día hábil desde hace más de dos años, con maquinaria y vehículos nuevos en los entes, como en OSSE. Con obras que se han hecho y que se van a valorar”, remarcó rodeado de funcionarios de todos los rangos.
“Vuelvo a pedir disculpas a ustedes como en otras veces, por algunos desaciertos o por no haberles podido dar el tiempo que necesitaban. Eso pasó porque la labor fue intensa, de más de 14 horas de trabajo y sin un día de descanso. Lo saben. Les deseo lo mejor a ustedes y sus familias. Y también a la nueva administración, porque soy marplatense y quiero lo mejor para mi ciudad. Mañana (por el martes) firmaré el acto de traspaso. Será algo que rubricará un proceso que considero muy bueno porque hicimos mucho y costó tremendamente conseguirlo. Con honradez lo logramos”, manifestó por último ante el aplauso de los presentes, para culminar con un: “Nos vemos en cuatro años. La lucha continúa”.
Tras ello, Carlos Fernando Arroyo y sus funcionarios, de dirigieron a la puerta principal de la calle Hipólito Yrigoyen para la salida formal, hecho que se cristalizó junto a concejales y allegados. Tras los saludos, se subió a su auto particular a la espera de la jornada del martes, donde cumplimentará la última firma en un acto democrático que se da después de mucho tiempo.