Cada vez hay más problemas de fertilidad

Los tratamientos médicos especializados ofrecen soluciones a una problemática se presenta en personas que buscan tener un hijo.
Cada vez hay más problemas de fertilidad en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

El doctor Alfredo Elena, especialista en la materia, aseguró que los problemas se deben a que la búsqueda de los hijos es a una edad avanzada y la consulta se hace cuando ya es tarde. La situación puede prevenirse.

Hay una tendencia a nivel mundial. Muchas personas eligen no tener hijos y las que eligen tenerlos lo hacen a edades cada vez más avanzadas. El doctor Alfredo Elena, especialista en medicina reproductiva e integrante del Centro de Reproducción y genética Humana "Crecer", sostuvo que se ha prolongado la juventud pero la bilogía no cambió y mientras más tarde se busque tener un hijo, menos chances hay de lograr un embarazo de forma natural. Congelar óvulos es una de las soluciones.

Elena aseguró que a partir de los 35 años empieza a disminuir considerablemente la cantidad y calidad ovocitaria, por lo que con el correr de los años, la posibilidad de lograr un embarazo se hace cada vez más difícil. Existe un reloj biológico, por lo que es fundamental conocer no solo la cantidad de óvulos sino su calidad.

La reserva ovárica puede interrumpirse, según el reloj biológico del paciente, a los veinticinco, cuarenta o cuarenta y cinco. "Quizás una paciente de cuarenta y tres años tiene una buena cantidad de óvulos, pero todos alterados", precisó el especialista.

A través de los tratamientos de fertilidad hoy, se puede estudiar los embriones antes de implantarlos. El embrión se forma con la unión del óvulo y el espermatozoide en el laboratorio y es analizado. Cuando la edad de la mujer es avanzada esos óvulos pueden formar embriones no viables para implantarse por diferentes causas.

Tratamiento de fertilidad

"Actualmente, el 50% de los embriones que se forman tienen alteraciones cromosómicas (aneuploidias) y no se implantan. Si lo hacen, terminarían en un aborto espontáneo, por lo que cuando implantamos un embrión lo hacemos, previamente estudiado, con la seguridad de que es un embrión sano que podría desarrollarse. Después de los 40 años, solo un 15% de los embriones que se forman van a poder implantarse".

En fertilidad el principal problema es la consulta tardía. En promedio, las pacientes tienen treinta y ocho años. "De diez mujeres a las que les hacemos transferencia de embrión, se embarazan dos o tres", dijo.

Congelar óvulos
Elena recomienda prevenir y no que la consulta llegue cuando el problema ya existe. "El papa Nicolau o la mamografía son prácticas que se hacen para prevenir. Por eso, a las mujeres de menos de treinta y cinco les recomiendo congelar óvulos", detalló.

"Pueden congelar a los veinticinco y seguir con su vida y si el día de mañana encuentran a alguien y deciden tener un hijo, lo puede tener de forma natural. Entonces vendrá un día y dirá que quiere descartar los óvulos", comentó.

No obstante, los óvulos congelados pueden servirle si su pareja no tiene buena cantidad de espermatozoides, si no tiene pareja o si decide quedar embarazada a los cuarenta y dos y la reserva ovárica está caída. "Porque en cualquiera de esas situaciones necesitará un tratamiento de fertilidad".

"Si decidió congelar los óvulos a los veinticinco, tiene tantas chances de quedar embarazada como si tuviera esa edad porque al congelarlos se preserva la calidad de los óvulos. Por eso recomendamos congelar a los veinticinco años", aconsejó.

El procedimiento no tiene complejidad. "Se suministra una medicación a la mujer para que produzca mayor cantidad de óvulos, se hace un seguimiento por ecografía y cuando ya están los criterios de maduración, se interna, se hace una sedación que dura diez minutos por reloj y, a través de la vagina, se pasa una aguja que aspira los líquidos foliculares, se buscan los óvulos y se congelan. La mujer se va a la casa. Al día siguiente viene y se hace un contrato de la cantidad de óvulos que quedaron y se lleva una constancia".

En cuanto a los costos, el especialista dijo que no es oneroso. "El mantenimiento es anual y el costo es accesible. Menos de lo que uno piensa. Es más caro irse de viaje. Cuesta tres o cuatro veces menos que una cirugía estética mamaria".

El especialista indicó que "antes un 25% de la población tenía problemas de fertilidad. Hoy ese número aumentó y se ubica en alrededor del 35% porque lo están buscando a los cuarenta años".

Lo que cubren obras sociales y prepagas
Las obras sociales y las empresas de medicina prepaga están obligadas a cubrir distintos tratamientos de baja y alta complejidad como inseminación intrauterina y fertilización in vitro, en parejas heterosexuales, homosexuales, en mujeres solas con semen de donante y tratamientos de ovodonación.

"En el caso de hombres solos o parejas de dos hombres la ley ha dejado un vacío jurídico. En estos casos se requiere de una subrogación uterina y es lo único que quedó fuera de la reglamentación", señaló el doctor y añadió: "No está prohibido, se hace con autorizaciones judiciales, pero puede haber muchos problemas. Es necesaria una ley que diga que un hombre quiso tener un hijo y para eso obtuvo un óvulo donado, lo inseminó y que la mujer que lleva al hijo no es la madre. Eso debe legislarse", manifestó.