El Colegio de Arquitectos analizó el complejo Punta Mogotes

Los profesionales abordaron la situación de este importante punto de la ciudad con reclamos y propuestas.
El Colegio de Arquitectos analizó el complejo Punta Mogotes en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

La Mesa Directiva del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires Distrito 9 analizó el Complejo de Punta Mogotes. La entidad reclama que la sociedad debata el futuro de tan emblemático sector urbano y propone colaborar para llamar a un Concurso de Ideas o ante proyectos, con la elaboración de proyecto integral y participativo que pueda revertir la lógica obsoleta que en su momento le diera sentido a todo el complejo balneario.

El Complejo de Punta Mogotes ocupa una superficie cercana a las 30 hectáreas de tierra urbana ubicada en un lugar privilegiado de Mar del Plata. Este espacio se divide en 24 parcelas de explotación, que involucran la franja de arena, las instalaciones destinadas a balnearios y gastronomía y un amplio sector pensado para el estacionamiento de 10.000 vehículos. Tal como lo conocemos, esta infraestructura balnearia data de fines de la década del '70, cuando durante la dictadura militar se ejecutaron las obras con un presupuesto de 70.500.000 dólares. El financiamiento fue a través de una sociedad denominada "Proyectos Especiales Mar del Plata Sociedad de Estado", compuesta por la Municipalidad de General Pueyrredon con un 30 por ciento de las obligaciones y derechos, y la Provincia de Buenos Aires con resto. Cabe recordar que de la misma época son las demoliciones de casi todo lo construido sobre la ex "Playa de los Ingleses", hoy Varese, con el espíritu higienista de la época. El propósito en Punta Mogotes fue dotar de moderna infraestructura a un sector equivalente al 45% de la superficie de arena de la ciudad, mediante una contratación directa, obviamente sin ningún tipo de participación ciudadana. "Un proyecto absolutamente insensible con el paisaje y con el ambiente, basado en un paradigma hoy obsoleto, que imponía el uso del automóvil individual como modelo de progreso" definen.

Los arquitectos señalan que "lo que hoy ocurre es que nos encontramos con una pieza urbana, ubicada en un sector predilecto de nuestra trama, que sumado a las vías rápidas de varios carriles que lo rodean constituyen una barrera infranqueable entre el barrio y su paisaje costero. Con una infraestructura decadente y que además se encuentra 9 meses por año sin uso".

Transcurridos 42 años desde la ejecución de las obras, los profesionales consideran "como sociedad deberíamos comenzar a plantearnos qué hacer con este especio tan característico de nuestro paisaje costero. Más allá de las evidencias que indican que luego de este tiempo, el convenio firmado al principio de la democracia entre la Provincia y el Municipio por el cual la primera administra el Complejo ha caducado. Desde su ejecución hasta la fecha, la comuna no recibió ningún tipo de participación en los ingresos que las concesiones de la actividad balnearia han generado. Concesiones que además hacen un uso muy intensivo de la arena, complicando aún más la accesibilidad al espacio público", apuntan.

Punta Mogotes

Si bien el traspaso de una jurisdicción a otra no garantiza que se revierta la suerte de este complejo y su área circundante, es cierto que lo más razonable es que un Estado municipal pueda tener el control de los sectores más icónicos de su territorio, explicaron.

Por otra parte, manifestaron "entendemos que el cuidado del paisaje, la sustentabilidad ambiental o la participación ciudadana eran criterios que en el momento de la construcción del complejo, no eran tenidos en cuenta. Por eso el área merece una restructuración integral que involucre estos paradigmas, y además garantice un mejor uso de todo el año, lo cual también colaboraría con su necesario mantenimiento. Que además genere espacio público de calidad, accesibilidad universal y que privilegie el uso peatonal y la movilidad sustentable".

Desde la mesa directiva, opinan que "esta tan significativa pieza urbana merece un proyecto integral y participativo. Una posibilidad, creemos que podría ser un Concurso de Ideas para reconvertir el área haciéndola accesible, sustentable desde el punto de vista ambiental y con una calidad paisajística acorde a lo que nuestra ciudad se merece. Cabe aclarar que desde nuestra institución hoy estamos organizando concursos para otras dos áreas muy significativas como son la Banquina de Pescadores de jurisdicción provincial y el Monumento a los Caídos en Malvinas y su sector circundante, con el Municipio. Estas obras generarán desarrollo urbano, espacio público de calidad donde hoy no lo hay y trabajo para nuestros habitantes", concluyen.