En la casa, los chicos deben tomar la misma agua contaminada con glifosato

Karina Bravo, la directora de la EES 50 que va a trabajar con una caja de herramientas, sostuvo, además, que la escuela ni tiene edificio propio, el personal es escaso y hay ocho inodoros para 600 chicos.
En la casa, los chicos deben tomar la misma agua contaminada con glifosato en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

Región Mar del Plata dialogó con Karina Bravo, la directora de la EES 50, ubicada en el barrio Gloria de la Peregrina, uno de los cuatro establecimientos educativos de Mar del Plata donde el grupo Aguas de la Universidad Nacional detectó agroquímicos como glifosato y nitrato en el pozo de agua.

El Consejo Escolar sabía de la contaminación desde julio del año pasado. En marzo el tema desbordó en medios y redes sociales y, hasta ahora, tanto OSSE como la Autoridad del Agua de la provincia de Buenos Aires solo han tomado muestras de los pozos de los establecimientos. Sin embargo, la comunidad educativa, vecinos de la zona y el grupo Aguas denunciaron que antes de tomarlas cloraron los pozos y eso vicia los resultados.

Hace veinte días, además, los mismos actores denunciaron la situación al ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, quien debería ofrecer una solución en virtud de que es la autoridad de aplicación del Código Alimentario Argentino.

La escuela recibe agua en bidones de seis litros y Bravo contó que cuando volvió la presencialidad y, a partir de que el caso fue más mediático, la provisión aumentó. "Hay que estar llamando y llamando. Estamos muy acostumbrados en los equipos directivos a demandar todo el tiempo por distintas cosas no solo por el agua. Con todo es así", dijo la directora que lleva dieciséis años trabajando como docente.

Bravo llegó a la EES 50 en 2015 y se encontró con una escuela que no tiene edificio propio ni la cantidad de personal suficiente para funcionar. "Estoy resolviendo emergencias todo el tiempo". Y aclaró que no se refería a cuestiones que tengan que con los chicos sino con el edificio y la falta de personal.

La escuela es una de las pocas "rurales" que hay en General Pueyrredon. "En nuestro barrio hay muchos chicos desescolarizados y yo no tengo preceptores. Debería haber uno cada dos cursos, tenemos trece cursos con tres preceptores. Ni siquiera tengo personal para que los cuide y todas las responsabilidades terminan cayendo en el directivo".

Mata yuyo
La escuela está en medio del barrio Gloria de la Peregrina. "Si tenemos glifosato en el agua de la escuela, por más que el Consejo Escolar me traiga agua, en la casa los chicos deben estar tomando agua contaminada".

A diferencia de otras escuelas en las que trabajó, Bravo sostuvo que en la 50 hay muchos casos de chicos con convulsiones y con tuberculosis.

Respecto a las fumigaciones, la directora destacó que alrededor del barrio son habituales. "Acá al glifosato le llaman mata yuyo y es un producto al que la gente está muy acostumbrada. Los parqueros tiran glifosato en parques, veredas, cunetas. Hasta la delegación tiraba".

Una vez que se hizo pública la contaminación del agua, empezaron las intervenciones de OSSE y de la Autoridad del Agua. Un día OSSE hizo una cloración del pozo y a la tarde el organismo provincial tomó muestras. "No se cruzaban información. No tenía sentido. Salía cloro de la canilla", sostuvo Bravo que, de cualquier manera, aclaró que de los resultados nunca tuvieron noticias.

"Son tantos los problemas que el agua es un tema más"
La titular de la escuela señaló que son muchos los problemas que acumulan. "Desbordan tantas cosas que el agua no deja de ser un tema más. Por más que sea esencial. Estamos emparchando. Si a cada uno de los problemas los pusiéramos en foco, saltaría a la luz que cada uno es gigante y son decisiones que no se tomaron en un montón de años a nivel político".

Bravo repasó los complicaciones: "No tenemos edifico. Hay un expediente en el municipio donde se pide la cesión del terreno para construir la escuela 50. A tres cuadras del actual establecimiento. Ese expediente está frenado".

"Por otro lado, está el expediente para la construcción de edificio propio en La Plata. Compartimos el edificio con primaria: hay ocho inodoros para 600 chicos y tenemos un solo baño de personal. Voy con herramientas a la escuela. Arreglé una cerradura, las rejas porque cada cosa que tenes que hacer en educación es un expediente y un expediente lleva tiempo".