Es necesaria una ley de costas

El ingeniero Roberto Sciarrone, en un webinar, trazó un diagnóstico de la erosión costera en la provincia de Buenos Aires. La ausencia de legislación y políticas de estado, influencia del calentamiento global y las alternativas para mitigarla.
Es necesaria una ley de costas en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

Región Mar del Plata accedió al webinar que dio el ingeniero civil Roberto Sciarrone, Jefe del departamento Costa Marina de la dirección de Hidráulica de la provincia de Buenos Aires. Fue una presentación acerca de "Gestión de Protección Costera en la Costa Atlántica" que organizó el Colegio de Ingenieros distrito II.

Allí, Sciarrone se refirió al avance de la erosión en el litoral marítimo bonaerense, cómo puede empeorar el escenario por el calentamiento global, las posibles soluciones y la necesidad de contar con un Plan Integral de Manejo Costero.

El ingeniero definió a la erosión como la pérdida de sedimentos del sistema costero. Puede ser por causas naturales o por acciones humanas como el "avance de urbanizaciones muy común en nuestras costas".

"Entre 1978 y 1994 hay sectores de costa donde se produce una acreción. Es decir que tienen la suerte de que se incrementa la superficie de playa y el caso más típico y lamentable que es el de la erosión. La tasa promedio (de pérdida de costa) entre Los Acantilados y Las Brusquitas, por ejemplo, es de 0,5 metros por año", dijo.

No obstante, hay zonas donde se han perdido metros de playa más rápido. "En un sector de 400 metros en el barrio El Marquesado se perdieron 14 metros de costa entre 2000 y 2004. Y por la ruta 11 hacia el lado de Santa Clara el promedio es de 0,40 a 0,70 metros anuales".

El cuadro podría empeorar si continúa el calentamiento global o si se agrava. "En dos situaciones llamadas RCP 4,5, un escenario de estabilización de emisiones de gases de efecto invernadero y otro con altas emisiones, que es el RCP 8,5, se buscaron proyecciones para el año 2045 y 2100 respecto a la erosión".

"Por ejemplo, para el año 2045, el retroceso de costa promedio en el caso de RCP 8,5 sería de 20 metros y para el 2100 el promedio sería de 69 metros", precisó.

Un manejo integral
El avance de urbanizaciones empeora la situación. "Es un problema de las costas arenosas, el deseo humano de tener la casa frente al mar ha generado muchos inconvenientes. Se interrelacionó muy negativamente con los procesos costeros. Al perderse las dunas que son el sistema de retroalimentación de la playa se produce erosión y los pavimentos generan que los escurrimientos superficiales terminen erosionando la playa".

erosion costas

"Todo eso implica un cambio de mentalidad en cuanto a cómo manejamos la costa", sostuvo y agregó que Camet Norte de 1957 a 2018 perdía a razón de 1,53 metros de costa por año: "Tenemos que pensar qué hacemos con todo esto. Por eso es importante el manejo integral de las zonas costeras".

El ingeniero aclaró que a medida que los núcleos urbanos crecen sobre las áreas costeras, se incrementa la necesidad de protegerlas de manera sustentable. "El manejo integral de esas zonas es un proceso que los gobiernos deben generar. Consiste en un marco legal, institucional que asegure el desarrollo y cumplimiento con éxito de los planes de manejo costero que integran metas ambientales, sociales y económicas sustentables".

Sin embargo destacó que como no hay un marco normativo único, la situación es difícil. "No existe una ley de costas que sería necesaria. Podría generar justamente la idea de manejo integral con planes y programas para cada lugar porque la costa tiene morfologías distintas. No se pueden aplicar en todos los casos las mismas soluciones".

"Se presentaron proyectos de ley de costas pero no tuvieron interés en la cámara de la provincia. Es importante porque afinaría un poco más las restricciones al avance humano. Sería como decir ´de ahora en más respetemos la naturaleza e intentemos trabajar con ella. A favor, no en contra`. Creo que se va a lograr en algún momento", consideró.

Las formas de mitigar la erosión
Entre las estrategias para combatir la erosión, Sciarrone mencionó dejar que la naturaleza actúe. "Hay sectores donde cabe la pregunta de si se debe tomar una medida de defensa o expropiar y tratar de regenerar el ambiente que existía previamente".

Hay ciudades como Villa Gesell que han sido precursoras en las construcciones que dialogan mejor con la naturaleza como los balnearios hechos con pilotes de madera. "Se trata de no influenciar sobre la acción eólica de las dunas porque esos balnearios están en una zona activa y el hombre tiene que tratar de interferir lo menos posible".

Otra medida es de la proteger acorazando. "Muchas veces se protege la costa y no la playa. Yo nunca recomendaría muros verticales en una costa donde el oleaje lo alcanza porque vamos a proteger la costa pero vamos a perder la playa que está adelante".

El especialista se refirió a los rellenos artificiales de arena y sostuvo que "la playa es la mejor defensa contra la erosión. Si se pierde, empieza el fenómeno erosivo a avanzar en la costa. Se puede rellenar la cara interior de la duna, la posterior y se puede rellenar el mar para que el mar ayude a alimentar a la playa".

Holanda es un país que no admite la erosión. Una política que decidió en 1990. "Tiene 300 kilómetros de costa -señaló Sciarrone- y rellena doce millones de metros cúbicos por año. Tienen el mapeo con la disponibilidad para extraer la arena".

"Los efectos buenos de los rellenos son la armonía con la naturaleza, las playas anchas y, si la arena disponible está a corta distancia, son más baratos", manifestó y entre los efectos negativos citó "la limitada vida útil y que son obras blandas con un período de duración corto porque requieren mantenimiento: la causa de la erosión sigue estando. Debe llevar monitoreo y si la arena no es fácil de conseguir, son caros".