Estudian el impacto psicológico del aislamiento

El estudio que realizan profesionales marplatenses indaga los efectos del aislamiento en cuanto a niveles de ansiedad, depresión y afectividad.
Estudian el impacto psicológico del aislamiento en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

El aislamiento social preventivo y obligatorio producto de la pandemia del coronavirus puso a prueba muchas cuestiones vinculadas a nuestra vida en sociedad, entre ellas nuestra capacidad de adaptación a nuevos hábitos en un contexto hasta ahora desconocido. Frente a esta situación, investigadores de la Universidad Nacional de Mar del Plata pertenecientes al Instituto de Psicología Básica, Aplicada y Tecnología (IPsiBAT) dependiente del CONICET, de la UNMDP y es centro asociado CIC., realizaron un relevamiento sobre niveles de ansiedad, síntomas depresivos y niveles de afectividad.
Los profesionales que participan de la Evaluación de Impacto Emocional del Aislamiento por COVID-19 son las Doctoras Lorena Canet Juric y María Laura Andrés, los Doctores Sebastián Urquijo y Fernando Poo; junto a la becaria de Conicet, Lic. Macarena del Valle, y los becarios Lic. Hernán López Morales y Lic. Juan Ignacio Galli; también participó el becario de la UNMDP, Lic. Matías Yerro y la docente de la UNMDP, Li. Florencia Bortolotto.
"El trabajo empezó a los pocos días del comienzo del aislamiento" comenta Fernando Poo, quien además explica "Nosotros trabajamos en grupos distintos de investigación, y nos congregamos para esta investigación porque nos pareció una forma de colaborar con la situación".
La evaluación actualmente se divide en dos etapas, iniciando la primera encuesta al segundo día del decreto de aislamiento "la primer ronda de datos contó con más de 17.000 respuestas de todo el país con mayor preponderancia de la provincia de Buenos Aires, la segunda ronda se hizo a los 14 días y obtuvimos unas 8.000 respuestas y está programada una 3er ronda. El plan inicial era tomarlo dos veces, pero con la continuidad del aislamiento lo reprogramamos y al levantarse el aislamiento está planificada otra medición" detalla el investigador.
El estudio, arrojó que un 80% de los encuestados no tiene sintomatología depresiva. Sin embargo, entre aquellos entre que respondieron efecivamente sobre presentar síntomas compatibles con depresión moderada o severa, el porcentaje reflejó un leve aumento conforme pasaron los días de aislamiento. Fue así que los porcentajes pasaron de 9,3% a los dos días de decretada la medida, a 12,7% unos 14 días después.
Con respecto a los grupos etarios y su respuesta al aislamiento, el Dr. Fernando Poo manifestó que "La población más joven es a que peor la está pasando, pero no es un malestar enorme, se ve en general, algo leve a moderado". Sobre el paso de los días en aislamiento nos dice "Progresivamente hay un empeoramiento, aumenta la depresión y disminuye el afecto positivo, de manera leve". También comentó que el aumento de los indicadores de depresión no están ligados a cuestiones clínicas sino más comportamentales, como los cambios de sueño.
"Lo que vemos es que hay una disminución en los valores de ansiedad, la gente dice que está menos ansiosa, hay una especie de efecto de adaptación, los primeros días había mucha incertidumbre y el paso del tiempo demostró que algunos de los interrogantes que afectaban tienen respuesta y que es posible organizarse" revela el profesional, que argumenta "La muestra es muy amplia, pero tiene sesgos, la gente que responde cuenta con conectividad o está habituada a contestar este tipo de encuestas. Por ejemplo, el 40% de los participantes de la muestra tiene estudios universitarios, eso no refleja a la totalidad de la población pero el valor del trabajo es muy importante".
Con gran predisposición, Poo describe "La ansiedad como expresión emocional es algo adapatativo, la sentimos cuando nos enfrentamos a una amenaza, pero cuando supera ciertos niveles puede ser problemática, la ansiedad puede anularte la capacidad de resolver problemas".
El primer informe, permitió conocer que un 14,9% de los encuestados estaban solos al momento de decretado el aislamiento, mientras que un 85,1% se encontraban acompañados. Sin embargo, según señalaron los investigadores, no implicó diferencias en la cantidad e intensidad de síntomas o niveles de depresión.

Participar de la Encuesta

Contactos que brindan servicios de salud mental e información de orientación en caso de presentar algún tipo de malestar psicológico: