Hay agroquímicos en el agua de Playa Serena

Hallaron concentraciones de AMPA que se produce por la degradación de glifosato y 2,4D. Detectaron problemas de neurodesarrollo en niños. ¿Cuántos barrios de Mar del Plata podrían estar en la misma situación?
Hay agroquímicos en el agua de Playa Serena en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

El agua del barrio Playa Serena está contaminada con agroquímicos. En un análisis, hallaron concentraciones de 2.4D y de AMPA, un compuesto que se produce por la degradación de glifosato. Este año ya se había detectado la contaminación del agua en escuelas de Sierra de los Padres.

El barrio, que se encuentra a la vera de la ruta 11, no es vecino de campos donde se fumigue. Un ejemplo de cómo los agroquímicos se trasladan y contaminan el medio ambiente. Una advertencia de que la situación que podría estar ocurriendo en otras zonas de la ciudad.

Las sospechas comenzaron por el aumento de algunos trastornos en niños y niñas. Alejandra es enfermera del Centro de Salud de Playa Serena y trabaja hace doce años en el programa de Desarrollo Infantil. Junto a una pediatra evalúan el peso, talla, perímetro cefálico, la vacunación y mediante otro pesquisan problemas inaparentes: miden el desarrollo de motricidad fina, gruesa y el desarrollo cognitivo y del lenguaje.

En los controles observaron que habían empezado a aumentar los chicos con problemas de neurodesarrollo. "Vivían en casas vecinas y nos llamó la atención. Hablamos con una especialista de La Plata y nos sugirió que buscáramos agroquímicos en el agua", contó.

Solicitaron los permisos para tomar muestras de agua en escuelas del barrio pero el trámite es demasiado engorroso. No avanzaba y como no querían individualizar la problemática en un domicilio particular, buscaron una institución que también fuera de uso público. Al final, tomaron la muestra en la sede de la sociedad de fomento.

El análisis se hizo en el INTA Balcarce y se detectó que están presentes nueve moléculas de plaguicidas o su producto de degradación. En la muestra, tanto el 2,4D como el AMPA (producto de degradación del glifosato) están en niveles superiores a los permitidos por la Comunidad Económica Europea (CEE).

Según el informe del INTA, el estudio toma como parámetro los índices de la CEE porque "Argentina no tiene legislación actualizada para todas las moléculas analizadas". Y además considera: "No debiéramos tener moléculas de síntesis química en las matrices ambientales, en este caso en el agua subterránea, por ello recomiendo re-analizar el agua en el futuro. Es importante chequear nuevamente esa alta concentración de 2,4D".

Argentina debería adoptar los niveles de Europa
La doctora en Biología, Mariana González, quien integra el Grupo Aguas de la facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Mar del Plata indicó que la normativa vigente del Código Alimentario Argentino es del año 1994, establece un valor de referencia de 100 ug/ L y no se ha actualizado.

En el año 2005, la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación, recomendó un nivel guía para agua subterránea destinada a consumo humano de 30 ug/L. Actualmente la Comunidad Económica Europea (CEE) establece un máximo de 0.1 ug /L para cada plaguicida individual y un máximo de 0.5 ug/L para el total de plaguicidas.

"Nosotros consideramos que Argentina debería adoptar los niveles de la CEE que implican una mayor protección del agua subterránea, un bien común así como la salud de la población. ¿O acaso, por alguna razón que desconocemos, seríamos más resistentes a los efectos de los plaguicidas que los europeos?", ironizó.

Alejandra, por su parte, aportó otro dato. "Hay estudios desde 2016 publicados por la Sociedad Argentina de Pediatría que establecen una relación entre 2.4D y problemas en el neurodesarrollo", advirtió.

Si bien no se puede hacer una asociación directa entre un agroquímico y los trastornos o patologías, "es una variable a tener en cuenta", indicó la profesional. Además, la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) de la OMS, en junio de 2015, clasificó al 2.4D como posiblemente cancerígeno para los seres humanos.

A su vez, informes de Universidades Nacionales y europeas, profesionales independientes de distintos países e, incluso, de laboratorios del CONICET demostraron que la exposición al glifosato produce cáncer, malformaciones, aborto espontáneo, Parkinson, muerte de células placentarias, afecciones al ADN e interferencia en la digestión.

La solución es urgente
En el barrio se reunieron diferentes asociaciones para tratar el tema como el Grupo Aguas de la Universidad Nacional de Mar del Plata, el grupo de Agroquímicos de la secretaría de Salud de la municipalidad, Paren de Fumigarnos y el grupo de fomentistas de zona sur.

vecinos playa serena

La primera reunión fue el pasado 8 de diciembre. El sur tiene dificultades hace muchos años. "Alfar y San Jacinto cuentan con tanques de agua que provee OSSE pero Playa Serena, San Patricio, San Carlos y Costa Azul no. En principio se planteó la posibilidad de contar con esos tanques".

Por otra parte, van a trabajar en pos de contar con red de agua corriente y cloacas. También pondrán en conocimiento de la problemática a referentes políticos que ejercen cargos. "Ya sea para acompañar el reclamo a OSSE con el tendido del agua potable como para agilizar cuando hay una denuncia por fumigaciones que no respeten los mil metros".

¿Cuántos barrios estarán en la misma situación?
También preocupa y alarma la contaminación del agua porque Playa Serena no es una zona que sufra las fumigaciones que se suceden en otros sectores de la ciudad. El uso de agroquímicos es constante, por ejemplo, en Félix U Camet o Sierra de los Padres, en campos que suelen estar a pocos metros de las viviendas.

González, entonces, explicó por qué se da esta situación. "Tenemos que considerar que se encuentra a unos 3.7 Km de zonas productivas aledañas al final de los barrios de la zona Acantilados y a 2, 5 Km de la avenida Jorge Newbery donde existen numerosos barrios privados y el Club Golf. En todas estas actividades se utilizan herbicidas para mantener no solo cultivos sino el parquizado y mantenimiento de canchas de golf".

"El agua -continuó- se transporta superficialmente y la dirección en que lo hace está condicionada por la pendiente. La descarga es hacia el mar pero a la vez, como se evidencia en el arroyo Corrientes que corre desde la zona de Newbery y la 515 (cercano al golf) hacia el barrio Alfar, existe un movimiento hacia esa zona. En general, el flujo subterráneo suele seguir el mismo camino que observamos en superficie. Es decir que el agua subterránea en la zona está recibiendo aporte de agua que recorre zonas con actividades potencialmente contaminantes, aunque no sea evidente a simple vista esta relación".

¿Quién asegura que la situación no sea la misma en el resto de la ciudad? "Los resultados de Playa Serena y Zona Oeste Rural muestran cómo estos plaguicidas que vienen siendo aplicados en forma masiva desde hace años, llegan al agua subterránea, la situación en las zonas con auto abastecimiento por medio de perforaciones puede ser similar, dependerá también de la profundidad de la perforación", respondió González.

"En las zonas abastecidas por OSSE, al ser los pozos de extracción de profundidad mayor a los 100 metros, la probabilidad de detectar los plaguicidas disminuye. Igualmente no se estarían realizando monitoreos de la situación o si se realizan no es información pública disponible. Además, no puede descartarse que en el tiempo todas estas moléculas que aplicamos en superficie alcancen mayor profundidad afectando el acuífero en diferentes profundidades", manifestó.

Hace más de quince años que comenzaron los reclamos por el uso de agroquímicos en la ciudad. Sin embargo, no hay información acerca de los riesgos que corre el acuífero, uno de los mayores patrimonios ambientales de General Pueyrredon. Tampoco hay datos oficiales ni estudios de los posibles efectos de los agroquímicos en la salud de la población. Y menos una legislación actualizada, acorde a los principios precautorios y preventivos del derecho ambiental.