Hay una nueva generación que no quiere avasallar la tierra para extraer recursos

Ese fue uno de los tópicos de la alocución de Sol de la Torre, la única concejala que se expresó acerca de la explotación petrolera frente a la costa de Mar del Plata. "Son luchas que se vienen transitando en todo el campo político y, sobre todo, en la sociedad".
Hay una nueva generación que no quiere avasallar la tierra para extraer recursos en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

La concejala del Frente de Todos, Sol de la Torre, fue la única de los veinticuatro ediles de General Pueyrredon que expresó su opinión acerca de la exploración petrolera en el Mar Argentino. Tampoco se ha hecho público el pensamiento del gobierno local en cuanto al tema.

Las concesiones para la exploración y explotación petrolera en el mar se otorgaron durante el gobierno de Mauricio Macri. Quizás por eso no se han expresado el PRO ni el radicalismo ni ningún otro actor de la alianza Juntos por el Cambio. En cambio, en el Frente de Todos parece haberse generado una interna respecto al tema entre el rechazo por parte del ministerio de Ambiente, a cargo de Juan Cabandié y la postura de la cartera de producción que conduce Matías Kulfas.

De la Torre, que tiene 34 años y llegó al Concejo Deliberante en 2019, participó de la Audiencia Pública que concluyó el 5 de julio pasado y fue una de las 333 personas que expusieron en contra de la explotación petrolera en el mar mientras que sólo 12 se manifestaron a favor.

La concejala profundizó en la disputa que hay en el Frente de Todos respecto al tema y manifestó "Son luchas que se vienen transitando en todo el campo político y, sobre todo, en la sociedad".

"Hay una tensión entre generaciones. Si bien siempre hubo un ambientalismo, no estuvo tan involucrado en la agenda del peronismo en otros gobiernos. El Frente de Todos es una superación. Yo no soy peronista ni vengo del kirchnerismo (N de la R: integra el espacio Patria Grande) y soy parte pero creo que hay una tensión, una disputa vigente que no tiene que ver solo con ideologías sino con generaciones".

La disputa involucra a toda la sociedad y quedó de manifiesto este último mes tanto por la audiencia pública que puso el tema en agenda como por el rechazo de la provincia de Tierra del Fuego a la Salmonicultura. También por el argumento de quienes están a favor de esas industrias que sostienen que en el país no hay desarrollo por culpa del ambientalismo.

No obstante, en Argentina se practica la minería cielo abierto que supone la utilización de cianuro, se realiza fracking en Vaca Muerta, el país es líder en uso de agroquímicos y la lista de pasivos ambientales podría continuar.

Las juventudes y una propuesta de desarrollo diferente
Las nuevas generaciones parecen haber sido la clave en la contundente respuesta que obtuvo el gobierno nacional durante la audiencia pública. "No estamos dispuestas a avasallar a la tierra para extraer recursos ahora y que no haya a futuro", señaló de la Torre.

"Esa tensión que se expresa en la sociedad también se expresa dentro del Frente de Todos. Es entendible porque necesitas dólares, porque tenes una duda terrible y un convenio ya celebrado con una empresa que va a hacer exploraciones que dejó el gobierno de Macri pero yo también estoy en contra de Vaca Muerta y la mega minería extractivista y todos los tipos de producción que se basan en destruir el mundo en que vivimos. Es una tensión que tenemos y negarla sería un error", advirtió.

Sin embargo, observó diferencias respecto de lo ocurrido en otros gobiernos. "Me parece que la juventud del Frente de Todos es una generación política que viene a proponer otra forma de hacer las cosas aunque eso no quiere decir que para mí Cristina no sea la mayor expresión anti neoliberal. Pero hay una forma de desarrollo productivo que hay que poner en discusión y hay un lugar, que venimos a proponer las juventudes, que es diferente al que se vino desarrollando todos estos años".

-¿Entonces cuál sería la forma de tender al desarrollo?
-Se me ocurre un ejemplo que no pasa por las petroleras pero va de la mano de este debate. La producción porcina para abastecer de carne a China. El problema no es producir sino esas dos o tres mega factorías de miles y miles de cabezas que implican hacinamiento, concentración, deforestación, destrucción del suelo, contaminación de todo tipo. Si la contracara de eso son cientos o miles de productores familiares asociados a otras producciones, volviendo a vivir en el campo, retomando la idea del chacarero, la chacarera. Si vos fomentas una industria o la producción primaria con agregado de valor y posible exportación que no implica grandes desafíos pero lo haces con la gente en el campo, con sistemas sustentables, agroecológicos y modelos de alimentación saludables, podés pensar un modelo de desarrollo con inclusión y que construya para adelante.

"Con la producción de energías es lo mismo", reflexionó De la Torre que además es licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Y, luego, amplió: "Tenemos de los mejores científicos del mundo y creo que el desafío estaría en desarrollar tecnologías capaces de producir energía para mover el mundo que no impliquen la destrucción del suelo. Ahí está el desafío", aclaró. "Es tiempo de hacer las cosas de forma diferente".

Extractivista, colonialista y patriarcal
Por otra parte, la concejala calificó a la explotación petrolera como extractivista, colonialista y patriarcal. "Extractivista porque responde a un modelo de supuesto desarrollo y producción que se basa en la extracción sin límites y depredación sin límites de bienes comunes", apuntó.

"El capitalismo los llama bienes naturales pero en realidad son bienes comunes de la humanidad que garantizan un montón de cuestiones. Por ejemplo: la soberanía. Entonces es extractivista en tanto tiene una forma de vincularse depredadora y al mismo tiempo sin ningún proceso ni contemplación del tiempo que tarda en reconstruirse. Estamos hablando de la extracción de combustibles fósiles que la naturaleza tardó miles de años en producir", dijo.

"Colonialista porque reproduce un sistema que tiene siglos que tiene que ver con los países desarrollados del primer mundo que vienen a extraer estos recursos en nuestras tierras latinoamericanas. La concepción es colonial porque es una práctica prohibida en Noruega y sin embargo la empresa de ese país (N de la R: en referencia a Equinor, que asociada a YPF busca explorar frente a la costa de Mar del Plata) viene a la Argentina o América Latina a extraer este tipo de combustibles".

En tanto que consideró que es patriarcal porque reproduce "lógicas de dominación similares a las que ejerce el hombre sobre la vida en la tierra. Reproduce las mismas lógicas del que decide cómo se vive, dónde, cuándo en relación a la naturaleza igual que como lo hacen con las mujeres".

"En este caso, los varones blancos, empresarios deciden sobre la madre tierra", sostuvo y agregó: "Es una lógica, un paradigma de producción y desarrollo con el que queremos discutir, incluso dentro del Frente de Todos está en debate esta idea de la producción de energía como una fuente de desarrollo. Bueno, desarrollémonos a través de energías renovables, sustentables, ambientalmente amigables, que sean el futuro de la humanidad y no el pasado".