La policía ejerce violencia en toda la ciudad

Tras el caso de torturas a dos menores en el barrio Libertad perpetradas por la policía, distintas organizaciones advirtieron que la violencia es sistemática.
La policía ejerce violencia en toda la ciudad en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

El fiscal Juan Pablo Lodola, titular de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 12, tiene provisoriamente comprobado que cuatro policías torturaron y simularon el fusilamiento de dos adolescentes de 14 y 16 años el pasado 17 de septiembre en el barrio Libertad.

Los oficiales de la comisaría distrital sexta que detuvieron y abusaron de los menores: Vanesa Cano, Ariel Estévez y Jonatan Cabrera se encuentran detenidos mientras que Micaela Estigarribia recuperó la libertad porque el fiscal consideró que tuvo una participación menor aunque continúa procesada. Todos están acusados del delito de "torturas y privación ilegal de la libertad" y fueron sumariados y exonerados de la policía.

El hecho motivó que movimientos con anclaje en barrios de la ciudad como Libres del Sur y la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) se movilizaran para visibilizar la violencia que ejerce la policía en toda la ciudad.

Lorena Quiroga, de Libres del Sud, señaló que durante una manifestación frente a la comisaría distrital sexta los vecinos aseguraron que "ese accionar por parte de la comisaría venía sucediendo en muchas oportunidades y que sus hijos y familiares habían padecido situaciones similares. Pero por el miedo a las represalias no efectúan denuncias".

Lo que ocurrió en el barrio Libertad no fue un "hecho aislado. Pasa a lo largo y ancho de la ciudad y de la Provincia de Buenos Aires. El accionar de la policía bonaerense estigmatiza a los sectores más populares".

La situación es tal que la COREPI elaboró el Manual del Pequeño detenido donde está toda la información acerca de lo que se debe hacer en caso de una detención.

La violencia en diferentes zonas
Karen Alderete, integrante de la organización, indicó que todas las comisarías de la ciudad tienen denuncias. En 2020, un hombre declaró que lo habían torturado en la seccional Primera y uno de los efectivos tenía tatuada una esvástica, la cruz símbolo del nazismo.

En la seccional décimo segunda, hubo denuncias por extorsiones. Efectivos de la Cuarta se llevaron a un militante del MTR y los policías le decían que estaban esperando el regreso de la dictadura militar para "hacerlo mierda".

Este año, la comisaría Segunda detuvo a una militante del espacio Política Obrera que intentó evitar que efectivos policiales golpearan a un joven en plena calle. En el barrio Felix U. Camet, agentes de la seccional Decimoquinta reprimieron en un partido de fútbol donde había chicos y mujeres embarazadas.

Agentes de la Quinta persiguieron a un joven motociclista. Como no se detuvo, ingresaron a la casa con él, lo golpearon, le sacaron la moto y después le pidieron setenta mil pesos a la familia para recuperarla. Todo quedó filmado por las cámaras de los vecinos.

La subcomisaría Casino es donde suelen ir los chicos a los que les pega la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI). Se trata de agentes que deberían trabajar en los barrios desarticulando organizaciones delictivas y "en vacaciones de invierno y de verano, los encontrás en la peatonal (N de la R: San Martín, en pleno centro de Mar del Plata) y muchas veces cagan a palos a los pibes".

Institucional y sistemático
La comisaría Tercera tiene un largo historial de detenciones y abusos sobre mujeres trans. "Allí removieron a la cúpula y siguieron las denuncias", señaló y agregó que eso es un claro ejemplo de que "es un tema institucional que va más allá de la individualidad. Es sistemático. De hecho, los manuales no fueron modificados desde la dictadura cívico, militar y eclesiástica".

Por eso la CORREPI insiste con que se respete el fallo del caso Bulacio -N de la R: Walter, que fue muerto a golpes de la policía en un recital de Los Redonditos de Ricota en 1991-: "Basta de detenciones arbitrarias".

Si eso no ocurre, la violencia no se detendrá. Al adolescente de 14 años del barrio Libertad era la tercera vez que lo detenían. "No es muy diferente a lo que sucedió con Luciano Arruga", dijo Alderete en referencia al joven de Lomas del Mirador que en 2009 fuera muerto y desaparecido por la policía.

Alderete advirtió que "esto es una maquinaria que una vez que se enciende no para. Quienes están atrás, encubriendo, son la misma institución, los compañeros y compañeras de los policías y parte de lo que es el órgano judicial".

"No son casos aislados. No es un pibe al que detienen o torturan. Es sistemático basado en lo que son los prejuicios, en lo que siempre fueron las detenciones por portación de rostro, por la pinta, la forma de vestir, si andan en moto o la gente con la que se juntan", concluyó.

Cómo colaborar con Región Mar del Plata