Las aplicaciones siguen escondiendo que los mensajeros son empleados

Los trabajadores de delivery como Rapi o Pedidos Ya no cobran un salario y cumplen con jornadas de hasta doce horas. Irían a un paro en los primeros días de junio.
Las aplicaciones siguen escondiendo que los mensajeros son empleados en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

El titular del Sindicato de Cadetes, Motoristas y Mensajeros (Sicamm), Alan Veltri, adelantó que en los primeros días de junio podría haber un paro de los trabajadores de deliverys como Rappi y Pedidos Ya. Exigen un aumento en el pago. No se lo puede definir como salario porque son trabajadores que cobran por pedido entregado.

El sector, uno de los que más creció en la pandemia, cuenta con entre 600 y 700 empleados y empleadas en Mar del Plata. "Les pagan 55, 60 pesos por pedido y para hacer un sueldo de 70 u 80 mil pesos, los trabajadores tienen jornadas de hasta 12 horas por día", advirtió Veltri.

El titular del gremio indicó que el objetivo es que algún día se regularice la situación. "Que todos tengan aportes, vacaciones, aguinaldo, franco. Que se les pague un salario básico más el pedido".

El ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires controló el trabajo de las aplicaciones en centros comerciales y gastronómicos de 24 municipios, entre ellos General Pueyrredon, con el objetivo de avanzar en el reconocimiento de los derechos laborales de las miles de personas que trabajan con estas aplicaciones de reparto en toda la Provincia.

La ministra Mara Ruiz Malec sostuvo que se trata de hombres y mujeres que "a pesar de cumplir con todas las obligaciones de cualquier empleado en relación de dependencia, en su mayoría no están registrados y no cuentan con ningún tipo de protección en materia de Salud y Seguridad, dejando en evidencia la imposibilidad de acceder, por ejemplo, a los beneficios previsionales".

Rappi o Pedidos Ya se autodefinen como empresas de tecnología que solo proporcionan una herramienta informática que conecta a quienes proveen los servicios con los consumidores. Según el ministerio encubren la relación laboral que tienen con decenas de miles de personas que deben registrarse como monotributistas o autónomos. Cumplen con un horario pero no tiene un sueldo ni un lugar físico ni fijo de trabajo y deben concentrarse en zonas específicas en donde reciben los pedidos.

Sin soluciones
Veltri, que trabajó en Pedidos Ya y se desempeña como mensajero hace 14 años, explicó que "El mayor problema es que no tenés una cara visible para reclamar nada. Es todo virtual. No pueden acceder ni tener una respuesta inmediata. Cualquier cosa que pasa no hay ninguna solución".

Las empresas llevan un registro de cómo cada trabajador toma los pedidos, si está conectado en el horario que le corresponde, el tiempo que tarda y construye un ránking que luego determina el turno que esa persona puede elegir para trabajar. El que consigue menos ranking no tiene otra alternativa que trabajar en los horarios más complicados como los nocturnos. También ocurre que para sumar más puntos salen en bicicleta o moto bajo la lluvia o domingos y feriados.

Por la noche, sobre todo, no están exentos de los robos aunque la situación mejoró. "Lo venimos llevando bien. Tenemos acuerdo con la Departamental y la secretaría de seguridad. Tratamos de actuar rápido y que nos recuperen las motos. La semana pasada nos robaron dos y aparecieron en menos de una hora".

Relación de dependencia
No obstante, para la ministra de Trabajo "es una buena noticia que ahora exista una verdadera discusión sobre la situación muy precaria de estos trabajadores. Algunos se pagan ellos mismos un seguro de accidentes personales porque si les pasa algo nadie los cubre".

"El Estado debe estar protegiendo a los trabajadores frente a estas apps que a pesar de ser millonarias les niegan los derechos más básicos. Ser registrado es un cambio sustancial en las condiciones laborales y de vida de cada uno porque no es lo mismo tener obra social que no tenerla, saber que estás aportando a una caja para tu futura jubilación que no hacerlo", explicó.

Los controles del ministerio terminaron con sanciones a las apps aplicadas por la falta de registración y otros tipos de incumplimientos a la normativa laboral. Las multas fueron ratificadas por la Justicia de La Plata, confirmando la existencia de relación de dependencia y validando el accionar de la cartera laboral.