Mar del Plata se debate entre la protección o la postergación de las mujeres trans

La regulación de la zona roja tiene dos posturas: la atención de las vulnerabilidades y el respeto de los derechos que propone la oposición o las sanciones que impulsa el oficialismo.
Mar del Plata se debate entre la protección o la postergación de las mujeres trans en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

Este lunes continuará la discusión en la Comisión de Legislación del Concejo Deliberante acerca de qué hacer con la zona roja en Mar del Plata. La semana pasada, el Frente de Todos presentó un dictamen con el foco puesto en la inclusión de las mujeres trans y travestis.

La concejala Sol de la Torre, autora de la iniciativa, explicó que el dictamen incluye distintos proyectos que el bloque ha presentado y se han trabajado en el último año. Entre ellos, está el denominado "Zonas Seguras" que tiene que ver con que la prostitución se practique bajo intervención del estado y en un sitio donde no haya frentistas.

Allí, la tarea estatal será la de garantizar "espacios seguros donde no se cometan delitos, con iluminación, baños públicos, acceso a preservativos, respeto por la identidad de género, evitando la violencia institucional y la violencia de género", sostuvo De la Torre.

En esos sitios, el dictamen contempla que funcione otro dispositivo denominado "Farola". "Un programa de acompañamiento en la nocturnidad de parte de operadores del estado municipal que justamente puedan intervenir frente a personas en situación de calle que necesiten ser derivadas a hogares, en casos de violencia de género y consumo problemático. Que el estado acompañe estas situaciones de vulnerabilidad".

El expediente que impulsa el Frente de Todos incluye en su anexo el proyecto de Acción Marplatense para la conformación de una Mesa de Participación Ciudadana que apunte a resolver la problemática. Pero rechaza la idea del gobierno de Guillermo Montenegro de generar un lugar para la zona roja y multar y hasta detener a quienes oferten o demanden sexo fuera de ese lugar. Por eso, todavía no se sabe cuál será la propuesta que cuente con el aval del Concejo.

La dificultad de generar una política sin un diagnóstico
El bloque opositor trabajó en otros proyectos vinculados a esta temática. De la Torre señaló que se trata de políticas integrales para abordar las otras problemáticas que arrastran a que una persona se prostituya para sobrevivir. "Es distinto a quienes la eligen como trabajo. En general, quienes se prostituyen en la vía pública lo hacen porque están en situación de vulnerabilidad".

No obstante, la concejala indicó que es necesario que haya un diagnóstico. "Un censo para saber cuántas personas están en esta situación, cómo viven, con quién, si son argentinas, su nivel de estudios, si están documentadas, si mantienen a sus familias o si están solas. No se sabe cuántas son ni cuál es su realidad así que es difícil porque las políticas se tienen que hacer sobre diagnósticos no en el aire".

Los otros proyectos son para que en todos los centros de salud haya personal capacitado para atender a mujeres trans, para facilitarles el empleo en el sector privado o a la hora de encarar su propio negocio y para garantizarles el acceso a derechos humanos.

La concejala señaló que venían trabajando con esa idea. Pero el gobierno insistió con sancionar esta actividad. "Nada asociado a diagnóstico, reparación, inclusión social, consumo, situación de calle ni violencia de genero. Todo eso no existe para el municipio. Lo único que les importa es poder cobrar multas".

El debate que se dará este lunes girará en torno al dictamen del frente de Todos y a esa idea del gobierno. "En el país existe un Código Contravencional que establece cuáles son las contravenciones y un Código Penal que establece cuáles son los delitos. Cuando se cometen unos u otras están normadas las sanciones y la intervención de las fuerzas de seguridad y la justicia. Eso ya está reglamentado", consideró De la Torre.

"Esta es una política de ordenamiento territorial y de inclusión social. Hay que generar zonas seguras, evitar la conflictividad, reconocer que hay vecinos que la están pasando mal y, por eso, pensar en lugares donde no haya frentistas. Incluir a los vecinos en la discusión e incluir socialmente y con derechos a esta población para que se inserten en el mercado formal de trabajo, tengan acceso a la salud, para que no vivan en condiciones de precariedad absoluta y podamos avanzar", destacó.

La criminalización de la mujer
La zona roja en un principio, hace más de 30 años estaba por Champagnat, después también por Luro y se fue expandiendo a otros barrios. Tanto que ahora también es un problema en la terminal vieja.

¿Por qué pensas que en todo este tiempo nunca hubo una solución? "Siempre tuvimos intendentes varones y en la cuestión de oferta y demanda de sexo, está criminalizada la mujer pero no el varón que consume. No digo que sea responsabilidad de nadie en particular sino de un sistema de dominación patriarcal que organiza a la sociedad de una manera específica. No hubo una sensibilidad de los gobiernos que tuvimos ni siquiera un estudio de cómo resolverlo porque es un tema difícil de abordar".

"También creo que es algo que avergüenza. En vez de buscar soluciones que den con las complejidades del tema, no hay un motivo por el que aumenta la prostitución que en realidad en sí no es el problema. Los problemas son los delitos que se asocian a la prostitución y la noche", apuntó.

"En términos del municipio, hay una necesidad de ordenar el espacio público y de hacerlo pensando en integrar y no en generar más comunidades excluidas. La exclusión genera más violencia", consideró.

Cómo colaborar con Región Mar del Plata