Nidos de paloma, humedad, robos y techos que se caen en las escuelas de Mar del Plata

La EES 52, la primaria 51 y la EES 41, 4 y 16 en estado crítico.
Nidos de paloma, humedad, robos y techos que se caen en las escuelas de Mar del Plata en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

Los directores y docentes de escuelas provinciales advirtieron sobre los problemas de infraestructura que vienen soportando en los establecimientos escolares. La mayoría no ha parado de reclamar por soluciones y no las han encontrado en ninguno de los gobiernos de Daniel Scioli, María Eugenia Vidal o Axel Kicillof.

Región Mar del Plata estuvo en la EES 52, ubicada en el barrio San Juan, dialogó con la directora de la primaria 51 situada en el Paraje San Francisco y accedió a las notas que elevaron al Consejo Escolar, denunciando serios problemas de infraestructura, los docentes auto convocados de instituciones como la EES 41, EES 4 y EES 16.

Hernán Córdoba, director de la EES 52, ubicada en Moreno 4260, manifestó que "la humedad se observa apenas entrás a la escuela". Todas las paredes de un patio cerrado están descascaradas. "Eso arruina toda la mampostería, la electricidad como un tumor en el cuerpo del edificio".

En 2020 no habían empezado las clases en este colegio y este año tampoco podrá hacerlo de manera presencial. "Hace un año no estaba así. Ahora tampoco tenemos luz y estamos sin baños".

Los sanitarios los iban a hacer a nuevo. "En diciembre los demolieron pero después, según nos dijeron en el Consejo Escolar, le sacaron la licitación a la empresa y la obra quedó abandonada". Entonces, los baños quedaron inutilizados.

"Tenemos una cooperadora que colabora. Pero hay un límite. Acá hay que arreglar todo el techo, las chapas, zinguería. Es una obra costosísima para que la podamos enfrentar con la cooperadora. No alcanza con ese dinero y tampoco corresponde", sostuvo Córdoba.

La escuela tiene seis salones. Tres no tienen ventanas y sería imposible garantizar una ventilación cruzada. Hay otra parte de la escuela que parece una casa antigua: los techos altos, puertas con claraboya que dan al mismo corredor. Es un sector que casi no tiene humedad. Pero las palomas se instalaron en los techos y el olor a caca invade las aulas, el aire se vuelve insoportable. "Es lo mejor que tengo", dijo el director.

Los robos y los techos que se caen
En el paraje San Francisco funciona la primaria 51 y la secundaria 35. Allí tampoco empezarán las clases presenciales. Marcela Makarthe, directora de la 51, señaló que los problemas en el edificio están, por lo menos, desde que asumió como docente allí, hace ocho años.

El principal inconveniente está en los techos y en el robo de cables que sufrieron en octubre pasado y dejó a casi todo el edificio sin luz. "Tenemos cataratas en vez de goteras. El agua drena por los artefactos eléctricos, hace cortocircuito y nos quedamos a oscuras".

El agua también horada los cielos rasos. El del baño se está cayendo con lo cual tuvieron que clausurarlo. Lo mismo ocurre en una de las aulas mientras que el de otra se está embolsando.

La escuela, castigada por las fumigaciones de los campos aledaños, no tiene agua potable. Los pozos están contaminados por los agroquímicos. "El tema está judicializado entonces intimaron a OSSE a que nos provea agua potable por intermedio de camiones o tanques. Eso no es suficiente para cumplir con el protocolo. Por eso elevamos una nota a OSSE pidiendo que nos conecten a la red que pasa a 500 metros del establecimiento".

La puesta en valor del edificio se ha convertido en motivo de reclamo de docentes, directivos, padres y toda la comunidad de la escuela. Hay una promesa, hace años, de que van a construir un nuevo edificio. Pero si no arreglan el existente no habrá lugar para que los chicos y chicas de la zona concurran a clases hasta que eso suceda.

Sin barbijo ni ventilación
Los docentes de la EES Nro 4 presentaron una nota al Consejo Escolar donde citan cada una de las deficiencias que hay en la institución, por la cuales, es imposible que la escuela cumpla con los protocolos anti COVID 19.

El establecimiento ubicado en Formosa 3102 no ha recibido insumos como alcohol ni barbijos; no se realizaron tareas de desratización y desinfección y no se hizo la inspección de infraestructura.

También alertaron que las aulas no cuentan con ventilación adecuada dado que carecen de ventanas hacia el exterior; hay algunas donde se cayó el cielo raso y todos los matafuegos están vencidos.

Falta el personal y no se pueda cumplir con la distancia social
Los maestros y profesores de la EES 41, de Carasa al 2245, denunciaron distintas falencias pero, de cualquier forma, las clases comenzarán igual. En el establecimiento, el personal docente y no docente solo cuenta con un baño habilitado. No hay auxiliares suficiente para garantizar las tareas de higiene.

La EES 41, según los docentes, es otra escuela de la ciudad que no ha recibido insumos como barbijos y mascarillas. Tampoco hubo desinfección ni la inspección en el edificio en que es imposible cumplir con el distanciamiento solicitado de 1,5 metros ya que "la mayoría de estas se inundan en días de lluvia y los techos gotean por falta de reparación".

Ni personal ni análisis del agua
En tanto los docentes de la EES 16, ubicada en Lijo López 4650, sostuvieron en un escrito elevado al Consejo Escolar que hay filtraciones en el techo que impiden el normal funcionamiento de la electricidad en días de lluvia.

No hubo desinfección de tanques, cañerías ni análisis del agua tampoco cortes de pasto. Los matafuegos están vencidos y hay una batería de baños rotos. Además, el pozo séptico tiene riesgo de desmoronamiento, faltan kits de seguridad para docentes. Y tampoco hay suficiente personal auxiliar y preceptores para cumplir con el plan jurisdiccional. No obstante, las clases comenzarán de manera presencial.