Sorprende el cierre de la confitería Hardi

El tradicional espacio de Güemes abrió sus puertas en 1984.
Sorprende el cierre de la confitería Hardi en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

Las restricciones, producto de la pandemia, puso en jaque a muchos establecimientos gastronómicos de Mar del Plata y el resto del país. Esta situación afectó especialmente a la ya clásica confitería Hardi que comenzó a funcionar en 1984.

"Cerraron sus puertas de un momento a otro. Cada tanto lo hacen para refaccionar y así lo pensaron los trabajadores. Sin embargo hoy empezaron a llegar telegramas de despido y la empresa les informó que de acá en más se manejarían con los abogados", informó la Secretaría General adjunta de Uthgra, Nancy Todoroff. Los dichos sucedieron al finalizar una reunión con 9 de los 16 trabajadores, entre gastronómicos y pasteleros, que intempestivamente se enteraron que su lugar de trabajo, el tradicional café Hardi de Güemes y Alvarado, cerró sus puertas para no abrirlas más.

"Aducen los problemas económicos acaecidos por la pandemia como motivo para el cierre. Desde Uthgra ya estamos acompañando a los trabajadores y en contacto con la empresa, a fin de establecer un canal de diálogo que garantice el cumplimiento de todas sus obligaciones en una circunstancia como la actual", indicó la gremialista y comentó que "los citaron en un estudio contable donde la dueña explicó la situación y se despidió del personal. Mañana tendremos reunión con todos los trabajadores para analizar las liquidaciones que ofrecen individualmente, si son correctas de acuerdo a las normativas actuales y, en caso negativo, proceder a tomar las medidas pertinentes".

Hardi siempre ha sido uno de los más elegidos de este centro comercial a cielo abierto de la ciudad. Hoy argumentan "imposibilidad de subsistencia y/o disminución de trabajo en los términos del art. 247 de la LCT" y señalan el comienzo de la pandemia y la decisión gubernamental de cierre de los establecimientos gastronómicos como el gran desencadenante de "una situación irreversible" pese a volver a abrir sus puertas en septiembre de 2020.