Todo lo que el petróleo puede hacerle Mar del Plata

Greenpeace advirtió que la perforación del mar a sólo 160 kilómetros de la costa de la ciudad es inminente. Esta semana hay una audiencia pública que es clave para evitarlo. Podría ser el fin de la pesca y del turismo. ¿Hay alguien que quiera nadar en aguas empetroladas?
Todo lo que el petróleo puede hacerle Mar del Plata en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

Equinor, empresa noruega asociada a Shelll y a YPF, avanza en su plan de explorar y perforar el Mar Argentino en busca de petróleo. Según Greenpeace, la perforación del bloque CAN 100 es inminente. Un área de 15.000 kilómetros cuadrados que es la más grande de la Cuenca Norte y está a 160 kilómetros de la costa de Mar del Plata.

"La empresa había pedido un permiso para hacer una primera perforación allí y el mes pasado presentó una solicitud para hacer exploración sísmica en ese bloque y dos más", advirtió Luisina Vueso, coordinadora de la campaña de océanos de Greenpeace.

Primero ocurriría la sísmica y eso sería a partir de septiembre. El proceso para que el gobierno nacional lo apruebe ya empezó y el jueves 1 de julio habrá una audiencia pública de la que puede participar todo aquel que quiera expresarse. La cita es virtual y la inscripción se hace en on line.

Vueso destacó que es muy importante que los vecinos de las ciudades que se verán afectadas participen. No hace falta ser profesional. Basta con decir: "Soy ciudadano de Mar del Plata y no quiero que se contaminen mis playas. Quiero surfear sin estar empetrolado", explicó.

¿Qué es una exploración sísmica? "Es una técnica para identificar pozos petróleros. Consiste en bombardeos acústicos. Un buque explorador, que tiene cañones que disparan aire comprimido, genera un sonido muy potente que viaja hasta el fondo marino, a profundidades de 2500 metros. Rebota y el barco lleva un sensor que capta estos reflejos de sonido".

"El ruido es tan potente como el despegue de un trasbordador espacial. Es contante, dura meses, es el segundo mayor contribuyente de ruido subacuático detrás de las pruebas nucleares", describió Vueso y agregó "Se puede escuchar a 4000 kilómetros de su origen. Creo que los humanos no lo podemos imaginar".

La costa de Mar del Plata empetrolada

Area de exploración de petroleo off shore

Si hay un derrame, el petróleo podría llegar en dos días hasta la costa de Mar del Plata, Miramar y Necochea. Sería inevitable y podría alcanzar, también, a la costa de Uruguay.

Vueso citó un estudio estadístico de la Universidad Nacional del Centro que sostiene que la probabilidad de que haya derrames es de un 100%. "Es una actividad que tiene derrames todos los días pero no nos enteramos. Son pequeños, más grandes y, de repente, hay un súper accidente. Es algo usual en la operatoria".

El fin de los mamíferos
Los efectos de una exploración sísmica los sufrirán, sobre todo, los mamíferos. "En la profundidad del agua, a los mil metros ya no se ve entonces ellos usan el oído para ubicar su presa y comunicarse".

"Los mamíferos se mueven en manada. Entienden todo lo que pasa y el ruido les genera estrés, desplazamiento de su hábitat para evitarlo, disminución de la búsqueda de alimento porque deben alejarse de la zona donde lo consiguen, lesiones auditivas, disminución en las vocalizaciones, lesiones masivas, varamientos y la muerte", señaló.

El impacto, además, será en el ecosistema. El ruido "afecta la viabilidad de los huevos. Se cree que no permite que los huevos se reproduzcan. Por eso es tan peligroso". Más si se tiene en cuenta que cada población de peces tiene una función en la cadena trófica: "Es alimento para los animales del mar y puede obligar a que se tengan que ir a otro lado porque no hay alimento o a que se mueran de hambre".

Hay escenarios sobre los que no hace falta profundizar: "Ya sabemos cómo reacciona el petróleo con el mar. El derrame no es que la playa se ensucia, es prácticamente irreversible".

"Necesitamos que el océano se mantenga sano por muchas razones. Por el servicio climático que presta al mundo, porque genera alimento, trabajo y porque impactaría en las comunidades y los paisajes costeros", afirmó.

Nos vamos a dar cuenta cuando no se pueda pescar
La referente de Greenpeace señaló que lo que pasa en el mar no es tan gráfico como otros desastres ambientales como cuando se habla de deforestación y se muestra un bosque arrasado por las máquinas. "Esto pasa a mil metros de profundidad. Quizás nos demos cuenta que está todo mal en diez años cuando esté todo podrido y sin un animal. Nos vamos a empezar a dar cuenta cuando no puedan pescar".

Son experiencias que ya se vivieron. En 2009, se hizo exploración sísmica en el Golfo San Jorge, localizado en la costa de las provincias de Chubut y de Santa Cruz. "Las ballenas desaparecieron y los pescadores artesanales de merluza no pudieron pescar por un año. Hicieron un juicio y los tuvieron que subvencionar".

El CAN 110 debería ser un área marina protegida
Si el bloque donde Equinor piensa explorar estuviera en Noruega, las leyes de su país no se lo permitirían. "El CAN 100 igual que el 108 o el 114, están sobre la zona que se llama frente talud que es un zona que ha sido identificada por un grupo de científicos como una futura área marina protegida por su importancia, relevancia y vulnerabilidad. Es el principal corredor biológico del mar argentino", explicó Vueso.

Habrá una baja en la demanda de petróleo
Tras aclarar que la exploración sísmica no generará empleo en Mar del Plata, Vueso indicó que "no podemos estar buscando nuevos lugares para sacar petróleo, deberíamos estar redireccionando esas inversiones y esos subsidios -porque las empresas van a estar subsidiadas por el gobierno nacional- hacia la búsqueda de otro tipo de energía y otra fuente de generación de trabajo".

"Ya hay muchos países que no van a dar licencias offshore y han puesto una fecha límite para la operación de plataformas", aseguró. Todo indica que en el 2025 va a haber un pico de demanda de petróleo. Después va a empezar a bajar y estos pozos van a estar operando en dos o tres años.