Zerillo presentó una investigación sobre la situación de los adultos mayores

El 80 por ciento de los adultos mayores debió reducir la cantidad de alimentos que consume.
Zerillo presentó una investigación sobre la situación de los adultos mayores en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

El Centro de Estudios Políticos Encuentro, que preside el dirigente marplatense José Luis Zerillo, dio a conocer uno de sus últimos trabajos, en esta oportunidad abocado a los Adultos Mayores del Partido de General Pueyrredon. Entre los datos recopilados, se observa que el 80 por ciento de ellos ya no puede consumir la misma cantidad de alimentos que hace seis meses atrás.
En el evento desarrollado en el Centro de Jubilados del Sindicato de Empleados de Comercio de nuestra ciudad se hicieron públicas las estadísticas que marcan un deterioro en la calidad de vida de las personas mayores. En materia económica, el 93,8 por ciento percibe una jubilación o pensión, y al 73,7 por ciento de ellos no le alcanza para vivir con lo que percibe. Otros datos que generan preocupación son que un 47,4 por ciento dejó de consumir algún medicamento, al 83 por ciento no le alcanza para pagar los servicios como luz y gas, y el 52, 8 por ciento debió pedir algún préstamo de dinero en el último tiempo. “Es indudable que las medidas económicas y sociales que adoptó tanto el Gobierno Nacional como el Provincial y local han repercutido muy negativamente en el bolsillo del adulto mayor” expresó Zerillo.
En lo que respecta al sistema de salud y psicosocial, un 61 por ciento manifestó que le han demorado más de un mes en otorgarle un turno médico y el 56,1 por ciento vio disminuida la cobertura de medicamentos de que gozaba en el último año. Por otra parte, el 39,4 por ciento manifestó no hacer actividad física y solo un 18,5 por ciento participa de alguna organización taller o centro de jubilados. En lo que se refiera a la vida social virtual, el 41,3 por ciento manifestó usar redes sociales como Facebook.
Los datos de la encuesta, que se desarrolló en Noviembre, dan cuenta de las vicisitudes, necesidades y preferencias de nuestros adultos mayores, y son una herramienta formidable para pensar políticas públicas para este sector de la sociedad. “El 19,9 por ciento expresó que necesita ayuda para higienizarse, vestirse o alimentarse, un 14,8 por ciento para realizar tareas domésticas y un importante 31,2 por ciento manifestó necesitarla para pagar cuentas o manejar dinero. Por el contrario, un 34,1 por ciento no necesita de ayuda para esos quehaceres” expuso Zerillo y continuó con el informe “Lamentablemente un número extremadamente preocupante nos dice que un 66,9 por ciento no cuenta con la ayuda que necesita, es concluyente la demanda de un Estado presente que atienda a sus adultos en clave de protección de derechos, y no de gasto social y déficit fiscal”.
La seguridad también fue un punto a encuestar y los datos arrojaron que solo el 24,2 por ciento expresó haber sido víctima, él o su familiar, de un delito. Sin embargo, el 69,2 por ciento de las personas mayores modificaron su estilo de vida por razones de seguridad. Por último, “no deja de preocuparnos y motivarnos en la búsqueda de respuestas por parte de los poderes del Estado, que el 51,9 por ciento de los encuestados manifestaron que se han sentido aislados o poco felices en el último tiempo. Todo un replanteo de prioridades para quienes tenemos alguna responsabilidad dirigencial” añadió Zerillo en su presentación.
El equipo de trabajo del Centro de Estudios Políticos Encuentro se dedicó a encuestar a Adultos Mayores de 65 años en adelante, estratificados por zona y sexo, y distribuidos proporcionalmente por todo el partido de General Pueryrredon. “Si bien por definición de la Convención adulto mayor es toda persona mayor a 60 años, decidimos iniciar el estudio a partir de los 65 a la luz de las últimas reformas en donde el aumento de edad jubilatoria para las mujeres sin aportes, como también la posibilidad de “optar” si acceder a la jubilación o no fueron llevados por el gobierno a los 65 años, consideramos adecuado tomar como parámetros todos aquellos adultos mayores que se encuentren en condiciones de acceder a alguno de los sistemas previstos de seguridad social” finalizó Zerillo.