El costo que pagan los marplatenses por el crecimiento improvisado de la ciudad

El Foro del Hábitat advirtió que Mar del Plata creció con un modelo que "no sólo tiende a una dispersión indefinida, fragmentada y de baja densidad sino que produce inequidades".
El costo que pagan los marplatenses por el crecimiento improvisado de la ciudad en General Pueyrredon. Noticia de Región Mar del Plata

El Foro del Hábitat de General Pueyrredon advirtió sobre la ausencia de políticas públicas urbanas y el déficit económico y ambiental que produce crecer sin planificación tal como lo ha hecho Mar del Plata.

El titular del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires distrito 9 -una de las instituciones que integran el Foto- recordó que la ciudad nació de un loteo. Fue el empresario Patricio Peralta Ramos quien se lo encargó al agrimensor Carlos Chaperouge. Él trazó una trama ortogonal negando la geografía y adoptando una orientación errónea. "Si bien al menos en el diseño original se previeron siete plazas, la génesis de nuestra matriz urbana estuvo signada por un negocio de explotación inmobiliaria, ante la caída de la actividad saladeril pre existente", dijo.

Pasaron casi 150 años de aquel loteo que se siguió reproduciendo impulsado por la iniciativa privada especulativa o la división espontánea. "Todas las extensiones del ejido urbano prácticamente no tuvieron reserva de espacio público y ni hablar lo que en estas últimas décadas empieza a proliferar que es la informalidad y los barrios cerrados. Eso hace este proceso se acelere".

El crecimiento no sólo tiende a una dispersión indefinida, fragmentada y de baja densidad sino que produce inequidades. "Es lo que ocurre en la periferia que se mueve en los dos extremos de las clases sociales: barrios cerrados y asentamientos espontáneos. La mayor inequidad es que estos modelos de desarrollo dispersos del territorio hacen que el estado nunca pueda llegar con infraestructura y lo que un poco nos iguala como ciudadanos es tener buenas calles, iluminación, agua, cloacas, transporte y espacio público. Eso pasa con ciertas limitaciones en el ejido urbano y, en la periferia que está creciendo a un ritmo enorme, todo eso desaparece".

La dispersión se observa tanto para el sur, en el camino Viejo a Miramar, como para el norte por la autovía dos. "Son modelos de bajísima densidad que utiliza mucha extensión con lo cual hace que la provisión de todo tipo de servicios sea más onerosa. Viviendas individuales aisladas sin servicios. Hay vecinos que viven ahí y tienen derecho a reclamar la presencia del estado. Esa lógica queda muchas veces en manos del mercado con un estado ausente".

"La planificación debe contrarrestar esas tendencias para que esto no sea un círculo vicioso, generador de cada vez más inequidad social", dijo y agregó que "estos modelos de gran extensión del territorio para el desarrollo son insustentables desde el punto de vista ecológico".

Mar del Plata y sus planes
La ciudad ya ha trabajado en más de una oportunidad en planes estratégicos. No obstante, el titular del Colegio de Arquitectos consideró que "los gobiernos nunca los han internalizado. Tenemos dos. Uno lo hizo Katz (Daniel, intendente entre marzo de 2002 y diciembre de 2007) y el otro Pulti (Gustavo, intendente que sucedió a Katz hasta diciembre de 2015). Eso no es planificación estratégica. La planificación es algo que tendría que haber sobrevolado por todos los gobiernos. Además, la sociedad nunca internalizó al plan estratégico".

El especialista valoró a las ciclovías que surgieron del Pan Maestro del Trasporte y el Tránsito pero destacó que el nuevo Sistema de Transporte quedó varado en el Concejo Deliberante. "Nos cuesta tomar conciencia de que la planificación tienen que ser una serie de herramientas actuando en el mismo sentido. Si no, son manotazos de ahogado. La secretaría de Planeamiento puede fijar indicadores para ciertos sectores que pueden estar muy bien, la secretaría de Transporte pueden tomar otras medidas pero si no se correlacionan, no tiene ningún efecto positivo".

¿Respecto de la sociedad deberían haber tenido más difusión esos planes? "Es un tema complejo. Tal vez la participación no fue real, no tuvo una masa crítica de interlocutores que lo defendieran y adoptaran. Entonces es como que terminan siendo anuncios políticos. Si uno habla con los concejales todos mencionan la planificación estratégica. Queda bien políticamente pero no sé si alguien sabe bien de qué se trata. Hay muchos temas que son como latiguillos como hablar de preservación patrimonial. Todo el mundo la quiere pero en los hechos ¿qué es lo que hace cada uno por la preservación?".

Los gobiernos inteligentes crean sus propios recursos
¿Cómo se hace para cambiar? "Esos cambios vienen de abajo hacia arriba. Desde nuestro lugar intentamos aportar a la generación de conciencia social que va a presionar a los gobernantes a tomar determinadas medidas".

"Hay que tomar conciencia de que un crecimiento ilimitado de las ciudades no es algo gracioso, para festejar, que sea inocuo. Es algo que tiene costos muy altos en términos sociales y ecológicos. Si como sociedad logramos internalizar esto, ahí vamos a empezar a pedirles a los gobernantes otro tipo de políticas".

"Con qué medidas concretas llegar es tema de discusión. Hay mucha bibliografía al respecto. En definitiva, los gobiernos inteligentes lo que hacen es ver dónde pueden generar áreas de desarrollo para el sector y apalancarte con ese desarrollo para tomar parte de ese beneficio que el estado mismo le da al privado y volcarlo a obras de infraestructura", explicó.

No obstante observó que cuando no llega obra pública a Mar del Plata, lo primero que se piensa es que debe venir del estado nacional o provincial. "Los estados modernos generan a nivel local sus propios recursos. Mar del Plata con todo el potencial que cuenta en su territorio tiene muy poca capacidad de generar recursos. Estos son o debates que nos debemos dar".